TC Pista: si la muerte es del otro lado del alambrado, se corre igual

6

Accidente TC Pista en San Luis - Foto: Infobae

Fue una fatalidad, es cierto, pero hubo una muerte y el show siguió de todas maneras y eso se pudo evitar. El Turismo Carretera visitó este fin de semana la provincia de San Luis y el espectáculo deportivo pasó a un segundo plano cuando la fatalidad lo enlutó todo en la previa. Un accidente en la final del TC Pista, categoría telonera del TC, ocasionó el desprendimiento de la rueda trasera izquierda del auto manejado por Gabriel Zughella, la cual voló por encima del alambrado e impactó en una tribuna; como consecuencia de esto, un hombre de 40 años -oriundo de Mendoza- perdió la vida y otro de 27 resultó herido.
La competencia se neutralizó durante un buen rato pero luego se relanzó como si nada. No hubo festejos en el podio ni demasiadas muestras de alegría, claro, pero se podría haber suspendido la prueba. ¿O acaso cuando hace dos años, en Rafaela, un piloto de TC Pista murió en un violento choque la actividad (incluido el TC) se suspendió? ¿O es que vale más la vida de quien está del lado de adentro del alambrado, y que en definitiva hace lo que le gusta, que la de aquellos que pagan una entrada y hacen muchos esfuerzos para distenderse un par de horas viendo una carrera de autos?
No alcanza con las sentidas condolencias del ganador del TC Juan Manuel Silva ante las cámaras, ni con repetir una y otra vez que las medidas de seguridad eran las adecuadas. Alguien se murió, pero parece que eso no le importó a nadie y es una anécdota dentro de una crónica deportiva. Lo que me resulta extraño es que, como ocurrió hace unos días en el partido San Lorenzo-Vélez donde en la previa fue asesinado un joven, el público no se unió e instó a los protagonistas a suspender el espectáculo. Es que quizás los valores ya están demasiado pisoteados.
Pregunto al margen: después de esto, ¿seguirá la ACTC con la idea loca de volver a correr el TC en la ruta?

Post relacionado:
Otra muerte en el TC: cuando el show no debe continuar

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. Valores? …qué valores?
    Está claro que el show debe continuar. Así estamos.

    Otra muerte en el automovilismo argentino, otra vez en el TC. Ahora deberían implementar un sistema de seguridad para evitar que las ruedas se desprendan del auto.

    Un abrazo.

  2. Meteoro,
    ¿Qué es lo que te extraña de la gente de la ACTC?
    Sí me duele la falta de reacción de la gente o, mejor dicho, la mala reacción, porque dice gente que estuvo en el circuito que hasta hubo gente que se empezaba a “enojar” porque se podía llegar a suspender la competencia…
    Y tristísimo es que un tipo (Señor es una palabra que ya no le cabe), como Eduardo Ramos diga “Si corrimos cuando murió un colega (por Guillermo Castellano en 2007), no veo por qué no tendríamos que haber corrido ahora. El gasto estaba hecho.” (extraído de la edición impresa de Clarin, no lo encontré online).

    ¿Lalo, si el muerto era pariente tuyo, decías lo mismo? Das vergüenza ajena.

  3. Se puede esperar cualquier cosa de la categoría asesina y sus patéticos derivados (Tc Pista, Top Race, etc.)
    El TC es un reflejo del país

  4. No, Tinta! No había leído esa declaración de Lalo Ramos, es lamentable.
    Me causó mucha pena que el tema haya quedado en la nada. ¿Tan poco vale la vida en este país?
    Ni siquiera se habla de medidas complementarias para evitar que se repita, como ponerle cadenas a los ruedas como en categorías de monopostos de afuera (ni sé si se puede, pero lo menciono nomás), o modificar el alto de los alambrados, no sé…

    Triste, muy triste.

  5. Yo creo que la competencia no se suspendió porque fue una fatalidad mas que un accidente, como lo que fue la otra oportundiad. Además la suspensión de un evento de esa magnitud da para polémica, uno puede alegar por respeto a la viticma que se suspende, pero muchos otros, como vos dijiste, con esfuerzo pagaron y viajaron hasta el autodromo y quieren ver el “show”, es una cosa complicada, que me recuerda el repudio de lo que fue el GP de Estados Unidos, en Indianapolis de Formula 1, cuando solo corrieron las dos Ferraris, los Minardi y los Jordan, el triunfo fue cantado en un 1-2 para Ferrari, pero mucha gente viajó allí para ver a todos los equipos correr, se debió haber tomado otra medida que la de “retirarse”.
    A lo que seguridad se refiere, en F1 todas las ruedas (o sus portamasas) están sujetas con un cable de acero para asegurar que no se desprendan y vuelen a las tribunas. Una rueda a esa velocidad es algo fatal, esta vez fue a un espectador, pero otras veces fueron pilotos, recuerden GP de San Marino 1994 y a Ayrton Senna, ahí también el show siguió y Schumacher festejó su triunfo.

    Saludos, Ignacio.
    http://ar.geocities.com/imanchad

  6. Un comentario con más info en la mano: la rueda se desprendió porque se cortaron los espárragos (no usan bulones para las ruedas), por fatiga del material. Lo que voló fue el conjunto llanta-neumático solo, con lo que el cable en el portamazas al estilo F-1 no hubiese servido de nada.
    Creo que lo ideal es mejorar las condiciones de seguridad, tanto dentro como fuera de la pista.
    – Si el equipo hubiese hecho las revisiones como corresponde, los espárragos se hubiesen reemplazado por otros nuevos y más resistentes.
    – Si los autódromos estuviesen bien equipados y mantenidos, la rueda se hubiese detenido antes de impactar en la cara del pobre hombre.
    – Si …. mejor no sigo.

    Ignacio, no importa cómo lo llames, creo que el sentido común es uno solo y en nuestro país no se usa hace mucho en ningún ámbito.

    He dicho