EE.UU.: versiones encontradas sobre el salvataje a las automotrices tras la cumbre Bush-Obama

2

Barack Obama y Rick Wagoner

El presidente electo de los EE.UU. Barack Obama y el aún primer mandatario de ese país, George W. Bush se reunieron este lunes en la Casa Blanca para hablar sobre diferentes temas concernientes a la transición, la cual finalizará el 20 de enero cuando Obama asuma. Uno de los más importantes tuvo que ver con el salvataje económico para los tres grandes de Detroit: General Motors, Ford y Chrysler, quien -es de dominio público- corren serios riesgos de entrar en bancarrota. En un primer momento trascendió que Obama instó a acelerar la liberación de fondos para ayudar a las automotrices estadounidenses, no sólo por lo que significan simbólicamente sino porque emplean a millones de personas directa e indirectamente. Se dijo que Bush habría sujeto su apoyo pero sólo a cambio de que los demócratas den su voto en el Congreso para que se apruebe el acuerdo de libre comercio con Colombia (TLC).
Sin embargo, luego de que muchos medios dieran cuenta de esta versión, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Dana Perino, negó que haya existido tal presión del presidente actual a su sucesor, y lo mismo hizo John Podestá, uno de los responsables del equipo de transición de Obama. “El tema de Colombia salió a relucir. No hubo ningún tipo de intercambio de favores. El presidente (George W. Bush) no intentó vincular Colombia con la cuestión de un paquete económico”, declaró Podestá.

Cadillac Obama

Lo que pidió, lo que puede pasar
El pedido de Obama fue claro: u$s 25 mil millones para el sector automotor de manera urgente. Los republicanos se resisten a esto aun cuando los analistas señalan que el riesgo de un colapso de proporciones históricas es real, y mencionan la posibilidad de que GM pueda caer -incluso- antes de fin de 2008. Según el Centro para la Investigación Automotriz, ubicado precisamente en Detroit, Michigan, la caída de los tres grandes podría conllevar la pérdida de más de tres millones de empleos y perjuicios fiscales a nivel federal, estadual y local de hasta u$s 156 mil millones.

¿Exagerado? ¿Tremendista? La propia GM se encargó de aclarar en las últimas horas el panorama del grupo: “La liquidez estimada para el resto de 2008 se aproximará al mínimo requerido para hacer funcionar la empresa. Para los dos primeros trimestres de 2009, incluso con las medidas previstas, la liquidez se situará netamente bajo ese nivel”. Y hasta el presidente ejecutivo de la compañía, Rick Wagoner, se animó a hablar de quiebra: “las consecuencias de una quiebra serían terribles y superarían ampliamente a GM; en consecuencia tomaremos todas las medidas posibles para evitarla”.
En las últimas horas, Wagoner negó que ofreciera su cargo a cambio de conseguir el salvataje. “No sería un movimiento muy elegante. Nuestro trabajo es conseguir reunir al mejor equipo de gestión para dirigir General Motors. No veo claro qué propósito se lograría con mi dimisión”, declaró en una entrevista con Automotive News.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. Sinceramente yo no puedo entender como esas automotrices pueden estar tan al borde de la quiebra. Si bien ya es sabido que desde 2006 Toyota y otras japonesas estan ganando terreno en EE.UU., es increible que empresas tan grandes (y con tanta experiencia) esten perdiendo, sobre todo en su propio país. Aunque estan sacando autos “de emergencia” como el Volt, que veremos si efectivamente llega a producción y se vende (a menos que quede como el leasing del EV-1). ¿Realmente tan pocas ventas están teniendo para estar en crisis?. La verdad me cuesta entender…

    Saludos, Ignacio.
    http://ar.geocities.com/imanchad

    PD: Para mas información sobre el EV-1, bajen de mi Web la película: “¿Quién mató al auto eléctrico?”.

  2. El que no llora no mama dice el dicho, si bien estan complicadas no creo que se encuentren al borde de la quiebra y en ese caso no se perderian tantos puestos de trabajo ya que los japoneses gustosamente le comprarian las empresas a una modica suma jeje