Argentina: el gobierno nacional le pidió a las automotrices comprar un bono por u$s 300 millones

0

Esta semana que termina quedará marcada en la agenda de las automotrices como una de las más ásperas en su relación con el actual gobierno nacional. Se debe a un encuentro que tuvieron los presidentes de las terminales radicadas en la Argentina con la ministra de Industria, Débora Giorgi y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quienes fueron acompañados de un representante de la Secretaría de Política Económica.

A la reunión asistieron representantes de todas las empresas del sector, entre ellos Cristiano Rattazzi (Fiat), Enrique Alemañy (Ford), Isela Costantini (GM), Emilio Sáenz (VW), Daniel Herrero (Toyota) y Thierry Koskas (Renault), así como Fernando Rodríguez Canedo, titular de ADEFA.

Los representantes del ejecutivo fueron los encargados de trasmitirles a las terminales una propuesta de inversión compulsiva: que sus automotrices compren Bonos Argentinos de Ahorro para el Desarrollo Económico (BAADE) por un total de u$s 300 millones.

En el comunicado de Télam, se dice textual: “Según trascendió, la reunión fue en términos ‘muy cordiales con un sesgo positivo’, y los representantes del sector privado se comprometieron a informar a sus casas matrices y dar una respuesta en un plazo de ‘dos o tres semanas'”</em>. Y agrega que “los funcionarios se mostraron muy satisfechos y consideraron que la operación se va a concretar porque es beneficiosa para las empresas del sector”.

Sin embargo, en los días posteriores, por los pasillos de varias terminales se comentó lo contrario. Moreno habría apelado a su característica y particular capacidad de convencimiento, esa que en la cual tutea a su interlocutor -sin importar su cargo o género- y en el que le grafica las consecuencias de optar por la negativa.

La importancia de la radicación de la industria automotriz en el país es vital para la generación de empleos y su contribución es fundamental para ayudar a equilibrar la balanza comercial. Pero esta suscripción compulsiva de bonos no es de las medidas más “seductoras” que el gobierno pueda ofrecer en un momento donde sus reservas en dólares están amenazadas.

En “dos o tres semanas” se escribirán los próximos capítulos de esta novela con final incierto.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->