Test: Cosas de Autos probó el Mercedes-Benz CLA 200

0

Test del Mercedes-Benz CLA 200 - Foto: Cosas de Autos

“El spot publicitario dice que es ‘indomable’ no sólo por sus características sino porque creemos que así también lo será para la competencia”. Así presentó el nuevo Mercedes-Benz CLA a los periodistas el responsable de ventas y marketing de la marca en Argentina, Dirk Schmidt-Liermann (ver nota).

Su confianza radica en las características de un auto del que podría afirmarse que fue muy bien recibido de manera unánime por la prensa especializada internacional, y que en poco tiempo fue premiado con muy buenas ventas en mercados exigentes como el de EE.UU.

Test de Mercedes-Benz CLA

Su diseño arriesgado y su motor con tracción delantera hicieron que el CLA se convierta en mucho más que en la versión tri-cuerpo del Clase A, con el cual comparte chasis y muchos elementos ¿Un sedán de la marca de la estrella que no cuenta con tracción trasera? Los puristas lo ven como una blasfemia pero en épocas donde los términos “plataformas globales” y “downsizing” forman parte del vocabulario habitual de las automotrices no suena tan descabellado.

A pesar de este “detalle”, el CLA conserva los atributos que hacen de Mercedes-Benz la marca premium por excelencia y una de las más deseadas. El Nuevo Clase A no sólo marcó un hito sino que confirmó la recuperación de la senda estilística que la casa de Stuttgart había perdido en los noventa; el CLA se encolumnó con una propuesta rupturista derivada sin dudas del gran CLS, y obligó a la competencia a redoblar la apuesta, como bien dijo Schmidt-Liermann.

En primera persona
Tomamos contacto con la versión CLA 200 Urban Manual, la que se ubica por debajo en la oferta. La misma cuenta con un motor naftero de cuatro cilindros con inyección directa de combustible de 1.6 litros con turbo que alcanza 156 cv @ 5.300 rpm, y está asociado a una transmisión manual de 6 marchas (el CLA también se ofrece con caja automática 7GDST y doble embrague, con modos Eco y Sport y levas al volante).

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

En su diseño exterior sobresale su vista lateral, la cual se aprecia muy aerodinámica (con un cx de 0,23), con una caída de techo muy pronunciada, hombros altos y puertas que carecen de marco. En su frente se destaca su capó con dos nervaduras (algo que lo diferencia del Clase A), ópticas generosas con faros bi-xenón y una propuesta integral que remite a la posición de un felino agazapado.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

Quizás su remate posterior sea su vista más discutible, con una tapa de baúl de reducido tamaño, spoiler incorporado y luces con tecnología LED que conforman una vista que nos recuerda a la de algún modelo coreano.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

El CLA puede parecer más chico de lo voluminoso que realmente es, debido a su propuesta que sugiere una coupé de cuatro puertas. Mide 4.630 mm de largo (es decir 338 mm más que el bi-cuerpo Clase A); 2.032 mm de ancho (con espejos); 1.432 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.699 mm.

Al volante
La posición de manejo es excelente, con una butaca -combinada en cuero y tela- con muy buena sujeción lateral y apoya-cabezas integrado, sumado a un volante multifunción de buen grip con regulaciones en altura y profundidad y todos los elementos al alcance de la mano. La propuesta de Mercedes-Benz de lograr un deportivo en un tri-cuerpo está lograda y con creces porque en todo momento uno supone estar sentado en un verdadero vehículo deportivo.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

El habitáculo es de muy buena calidad, con una plancha prolija, materiales y encastres a la altura de la marca, entre los que se destacan aluminio y costuras en butacas y volante. A su vez, la información está disponible mediante la combinación de relojes analógicos de buen tamaño y un display digital en el centro que permite controlar diferentes funcionalidades del vehículo.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

El motor es silencioso, asociado en este caso a una caja manual de buen relacionamiento y selectora muy precisa. En ruta viaja muy relajado gracias a la sexta marcha mediante la cual, por ejemplo, a 100 km/h, transita a sólo 2.000 rpm.

De todos modos, su aspecto más sobresaliente y que le confiere un comportamiento brioso y buena agilidad es que que su torque máximo de 250 Nm se ofrece a partir de las 1.250 rpm y hasta las 4.000 rpm, lo que equivale a decir que está disponible prácticamente desde la partida misma.

En lo referente al consumo, a 130 km/h (y siempre en sexta velocidad) acusó 7,6 l/100 km, mientras que a 100 km/h se ubicó en 5.8 l/100 km. En uso combinado, en tanto, fue de 8,2 l/100 km.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

En síntesis: muy buen andar, diseño agresivo, aspecto deportivo y un comportamiento dinámico que resulta mejor para la ruta que para la calle, en gran parte por su eje trasero multi-brazo y a su dirección asistida eléctricamente de gran respuesta. A alta velocidad y aún provocando maniobras poco ortodoxas responde sin sorpresas y mantiene su línea.

Las suspensiones -que son independientes en cada una de las ruedas- no llegan a ser extremadamente rígidas para el uso cotidiano pero alcanza con agarrar un pozo a alta velocidad como para comprobar que el perfil de los neumáticos es bajo (225/45 R17) y el golpe se transmite sin atenuantes. Sus llantas son de aleación con diseño de cinco rayos y las cubiertas Dunlop del tipo Run flat, lo cual puede leerse como una contra para la condición de pavimento de nuestro país.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

La ausencia de auxilio se traduce a su vez en un baúl de buena capacidad: 470 litros, con piso plano y buena boca de acceso.

Al mismo tiempo, y contrariamente a lo que uno supone, a pesar de ser un auto bajo, con una distancia al suelo reducida, el voladizo delantero no es muy pronunciado por lo que difícilmente toque en las cunetas.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

En el debe y en el haber
Dentro del equipamiento se destaca la computadora de abordo, el climatizador electrónico bi-zona Thermotroic con salidas para las plazas traseras, el equipo de sonido comando por joystick, función de parada y arranque Eco del motor, y sensores delanteros y traseros.

Asimismo incorpora dos elementos diferenciales como son la asistencia al estacionamiento Parktronic y el sistema Attention Assist que detecta la fatiga del conductor y le sugiere detenerse a descansar.

También en lo referente a seguridad cumple con creces ya que ofrece siete airbags (frontales, laterales, de cortina y de rodilla para conductor), frenos de disco (ventilados adelante) con ABS en las cuatro ruedas, EBD y BAS, Control de Estabilidad (ESP) y de Tracción (ASR), y ganchos ISOFIX para sillas de niños.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

Resulta difícil pedirle algo más a un Mercedes-Benz pero en el caso del CLA los faltantes son más que evidentes: techo solar eléctrico (disponible sólo en la versión 250 Sport), espejos plegables eléctricamente (se pliegan de modo manual), navegador satelital, control de velocidad crucero y que la pantalla multimedia sea plegable, táctil y más intuitiva. También marcamos la ausencia de neumático de auxilio (ni siquiera temporal), algo no pensado para nuestro mercado.

Al mismo tiempo y como punto bajo remarcamos el difícil acceso a las plazas traseras para los adultos como la poca distancia al techo que hay en las mismas (no así para las piernas), y la reducida visibilidad hacia atrás por la luneta (que es chica y a la vez es interferida por los apoya-cabezas del asiento que son integrados). La garantía de dos años ofrecida en Argentina es otro punto a rever.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

Conclusión
Su diseño no pasa desapercibo en la calle, se lo puede disfrutar a bordo y mucho más aún al conducirlo. Es un vehículo que se posiciona en lo más bajo de la gama y que ante la inminente llegada del Nuevo Clase C (de tracción trasera) es el más nuevo referente de diseño entre los sedanes de la marca alemana.

Quien busca un auto para todos los días encontrará en él una excelente alternativa que le permitirá conjugar prestaciones, confort, equipamiento y un generoso baúl con la calidad que supone un auto que lleva “la estrella” en su frente.

¿Y a nivel precio? La ecuación del CLA sigue arrojando un resultado positivo, a pesar del impuestazo, donde sufrió un fuerte salto: la unidad testeada (CLA 200 Urban Manual) tiene (a febrero de 2014) un precio de u$s 91.900, lo que equviale a un aumentó de u$s 38.000 desde su lanzamiento (en noviembre de 2013). Sí, un 70% de aumento debido a los cambios en los impuestos internos (ver nota), cosas que pasan en la Argentina, únicamente.

Test de Mercedes-Benz CLA - Foto: Cosas de Autos

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->