Adiós al Ing. Raúl Gómez, el creador del Rastrojero

0

Ing. Raúl Gómez, padre del Rastrojero

Raúl Gómez nació en 1924 en Roque Sáenz Peña, provincia de Chaco y como muchos chicos se sintió atraido por los autos al inmiscuirse en el taller del concesionario Ford que tenían sus tíos.

Tras un paso fugaz por España, estudió en Rosario en la Escuela Industrial de la Nación (hoy Instituto Politécnico de Rosario), anexa a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Litoral, y se recibió de Técnico Mecánico.

Los motores -de todo tipo- movían su pasión por lo que se trasladó a La Plata a estudiar Ingeniería Aeronáutica en la Universidad de esa ciudad, donde fue alumno de Clodoveo Pasqualini, por entonces asesor en la Fábrica Militar de Aviones; a través suyo ingresó en 1950 a ese establecimiento en el Departamento Planta Motriz, dedicado a los bancos de ensayo de los motores a pistón y a reacción del avión Pulqui II.

Pero su vida en el Instituto Aerotecnico de Córdoba (INSTITEC) estaría signada por el proyecto de la construcción de automóviles, donde se puso a las órdenes del Ing. Monserrat, primer Director de la Fábrica de Automóviles.

En 1952 a Gómez se le encargó el desarrollo de un vehículo utilitario a partir de elementos de los 2.500 tractores Empire, importados desde EE.UU., que habían sido adquiridos por el Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI) y ahí surgió la idea y creación del conocido Rastrojero, del cual fue el Jefe del Departamento y luego de Producción.

Tras apenas 87 días construyó el primer prototipo, el cual fue presentado oficialmente junto a la rural Gauchita y a los autos Institec el 1 de mayo de 1952. Con los prototipos aprobados se inició la producción que se inició ese mismo año y se prolongó hasta 1980, en diferentes versiones y motorizaciones.

Rastrojero en Autoclásica 2013 - Foto: Cosas de Autos

El Ing. Gómez permaneció en Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME) hasta el 30 de abril de 1956. Luego de esta experiencia retornó a Rosario e ingresó en la fábrica de amortiguadores Fric-Rot donde se desempañó en diferentes puestos hasta su jubilación.

Este fin de semana, su familia confirmó su muerte. Se fue el papá del Rastrojero, quizá el modelo más emblemático (pero con menos publicidad) de la historia de la industria automotriz argentina.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->