Francia: sale a subasta una colección de 60 autos únicos y abandonados durante 50 años

0

Colección de autos Roger Baillon - Foto: Artcurial

La historia del granero o el galpón lleno de autos clásicos abandonados una vez más se hizo realidad. En Francia, la casa de subastas Artcurial localizó la colección de Roger Baillon, un empresario del transporte que durante años adquirió decenas de valiosas máquinas de diversas marcas y tipos con la intención de preservarlas en un museo, pero una crisis financiera y su posterior muerte se lo impidieron.

Entre las gemas encontradas bajo tierra, óxido y otros daños causados por el paso del tiempo aparecieron Bugatti, Ferrari, Maserati, Hispano-Suiza, Porsche, Panhard-Levassor, Delahaye, Delage… Algunos de estos autos fueron construidos por legendarios carroceros, entre los que se hallaron piezas únicas como un raro Talbot Lago T26S Grand Sport Aérodynamique Cabriolet que perteneció al Rey Faruq de Egipto y del que el carrocero Jacques Saoutchik sólo hizo tres unidades.

Colección de autos Roger Baillon - Foto: Artcurial

También apareció uno de los tres Maserati A6G Gran Sports que carrozó Pietro Frua, mientras que debajo de pilas de diarios y revistas viejas “Vie de l’Auto” se descubrió una Ferrari 250GT SWB California Spider por la que se espera recaudar entre 9,5 y 12 millones de euros.

Esta unidad -que tiene la particularidad de tener sus faros cubiertos- fue comprada 0 km por el actor Gérard Blain a quien se la adquirió su colega Alain Delon, quien fue fotografiado varias veces manejándola (incluyendo el film “Les Félins” con Jane Fonda, de 1964).

La Ferrari de Baillon con Delon y Fonda en 1964.

La Ferrari de Baillon con Delon y Fonda en 1964.

Más allá de su glamoroso pasado, es una de las 37 piezas diseñadas por Pininfarina y cuyo paradero era desconocido, lo que seguramente llamará la atención de varios coleccionistas del cavallino rampante.

Según Artcurial -que subastará estos autos el 6 de febrero en el marco de la exposición Retromobile 2015, en París- Roger Baillon sufrió un revés económico en los años setenta que lo obligó a vender otros 50 autos, algunos de los cuales llegó a restaurar. Este impresionante lote de 60 vehículos fue hallado por la división autos de la casa de subastas en el oeste de Francia.

Baillon amasó su fortuna tras la Segunda Guerra transportando químicos en novedosos camiones tanque herméticos y, como amante que era de los autos, parte de lo que ganó lo invirtió en rescatar máquinas que probablemente hubiesen terminado desguazadas. Tanto le gustaban los autos que incluso llegó a diseñar uno, el cual presentó en el Salón del Automóvil de París de 1947, un elegante roadster bautizado “Oiseau bleu”.

“¡Este tipo de cosas no suceden a menudo! Creo que, por encima de todo, uno entra en esta profesión por descubrimientos como este; esto realmente es un tesoro”, asegura Matthieu Lamoure, director general de Artcurial.

“Sin duda, es un descubrimiento de una vez en la vida. En nuestra jerga, hablamos de “granero” a hallazgos cuando los autos están intactos, se han mantenido durante años, y se encuentran nuevamente. Tengo que decir que cuando llegamos allí nos vimos superados por la emoción. Probablemente como Lord Carrington y Howard Carter por ser las primeras personas durante siglos en entrar en la tumba de Tutankamón”, graficó Lamoure.

Colección de autos Roger Baillon - Foto: Artcurial
De todo un poco: un Jaguar, un Porsche y un ¡Ford Taunus!

“A través de 3 hectáreas pudimos ver diferentes estructuras improvisadas; refugios bajos techados con hierro acanalado. Todavía no sabíamos lo que estábamos viendo, pero pudimos distinguir carrocerías erosionadas por el tiempo. (…) Continuamos nuestra exploración en un segundo sitio, en la parte inferior de un campo, entonces en una de las dependencias de la propiedad, un antiguo granero que había sido convertido en un improvisado garaje” aparecieron la Ferrari y la Maserati, recordó.

Colección de autos Roger Baillon - Foto: Artcurial

“Los choques continuaron: el choque artístico y el estético, en primer lugar, ante la belleza de esas esculturas metálicas. El choque emocional siguió, ya que aparecieron increíbles modelos y marcas icónicas. Este lugar era entre un cementerio metálico y un museo, del cual la naturaleza se había adueñado en los últimos años”, remarcó Pierre Novikoff, especialista en autos de Artcurial.

Colección de autos Roger Baillon - Foto: Artcurial

Las división autos de Artcurial se ha especializado en este tipo de hallazgos de piezas raras, perdidas o únicas. Y durante 2014 la casa de subastas francesa realizó ventas de vehículos por 50 millones de euros, lo que significa un 67% más que en 2013.

Colección de autos Roger Baillon - Foto: Artcurial

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->