#Test: Cosas de Autos probó el Hyundai Grand i10 Sedán

0

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

No es de esos autos que enamoran de inmediato, ni siquiera de aquellos que al pasar por nuestro campo visual nos obligan a darnos vuelta y chequear de qué se trata. Tampoco es una rareza o un derroche de creatividad. Sin embargo, alcanza con probarlo algunas pocas horas para comprobar que los coreanos están haciendo las cosas bien, muy bien.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

El primer pensamiento que nos vino a la mente después de tomar contacto con el Hyundai Grand i10 fue: “Todos los autos compactos de entrada de gama deberían ser así, como este”. Y con el “así” nos referimos al combo calidad de materiales + espacio interior y de carga + equipamiento de confort y seguridad. Si el resto de las marcas partieran de esta base, el mundo (automotor) sería un poco mejor.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

A bordo
Dejando de lado su estética, que es más bien sobria, lo que se busca en un producto de este segmento es que cumpla con el uso que se la va a dar: urbano, diario e intensivo. Y acá es donde se resalta la buena calidad de los plásticos y sus encastres, la elección de un tapizado de asientos preparado para un fuerte desgaste, la insonorización del habitáculo, cómo cierran las puertas, etc.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

Sin estridencias, esto -que lamentablemente en muchos autos hechos en el Mercosur no se cumple- se complementa con un volante multifunción agradable al tacto y la vista, columna de dirección y butaca del conductor regulable en altura, una selectora de cambios (probamos la versión con transmisión manual de 5 marchas) que transmite un buen feeling, y los ya tradicionales comandos para operar los distintos elementos, que son un clásico en la marca asiática.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

No busquemos más tecnología porque no la vamos a encontrar, en el Grand i10 casi todo es analógico pero de buena calidad, lectura y al alcance de la mano. Tenemos un potente aire acondicionado, un correcto equipo de sonido con radio, cd, mp3, entrada auxiliar, USB y Bluetooth para telefonía, una completa computadora de abordo, alza-cristales eléctricos en todas las puertas, cierre centralizado con apertura del baúl a distancia, y hasta espejos retrovisores eléctricos, calefaccionados y con luz de giro incorporada.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

¿Qué más? No, no hay mucho más. Estamos frente a un auto chico que tiene todo, que además ofrece una rueda de auxilio homogénea (no temporal), que tiene luz de temperatura de agua (para los obsesivos), y que tiene frenos con ABS, doble airbag frontal, luces diurnas, y cinturones de seguridad de tres puntos y apoya-cabezas en todas las plazas y hasta los ganchos ISOFIX (para las sillas de los más pequeños).

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

No tiene llantas de aleación y por eso el auxilio es 100% homogéneo.

Esto se complementa con un buen espacio interior, con plazas traseras que permiten a dos adultos viajar cómodamente en lo referente a piernas y distancia al techo, y un baúl interesante para un cuatro puertas de largo: 398 litros.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

Por el lado de las ausencias estamos en condiciones de pedirle el quinto apoya-cabezas trasero y los faros anti-nieblas (delanteros, al menos), ya que lo trae operan como luces diurnas (permanecen siempre encendidas pero no son proyectores en casos de visibilidad reducida por neblinas).

También podría incorporar algún sistema multimedial con navegador, aspecto en el que pierde -incluso- respecto de rivales hechos en nuestra región.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

No tiene pantalla multimedia, un punto mejorable.

Al volante
El ítem que había quedado fuera del combo no es menor: el Grand i10 llega a nuestro mercado con el ya probado motor Kappa de cuatro cilindros, 16 válvulas DOHC y 1.2 litros.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

Es un moderno impulsor naftero que fue mejorado y cumple con las normas de emisión Euro IV e incluye la tecnología CVVT de distribución de válvulas variable. Además cuenta con la opción de una versión con caja automática y secuencial de cuatro velocidades.

Con sus 87 cv de potencia máxima resulta ideal para ir y venir por la ciudad, y gracias a que le fue montado un tanque de combustible de 43 litros (22% más que el que trae el i10), garantiza una autonomía de aproximadamente 600 km en uso mixto.

Su caja es precisa, con relaciones cortas que permiten un andar ágil en el tránsito y que se complementa con un indicador de pasaje de marchas a modo de sugerencia de eficiencia en el consumo de combustible.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

¿Se puede salir a la ruta? No es la Genesis -ni siquiera el Veloster- pero si se lo sabe llevar a un régimen parejo, el Grand i10 puede darle una linda satisfacción a la familia, gastando poco: a 120 km/h el motor irá sereno, por debajo de las 4.000 rpm y permitirá soñar con no volver a pasar por una estación de servicio por más de 700 km o unas cuántas horas.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

Los consumos son más que adecuados para un vehículo de este tamaño y silueta: en ruta a 100 km/h el motor gira en el orden de las 3.200 rpm y acusa un consumo de 4,8 l/100km; a 120 km/h el régimen se eleva hasta las 3.800 rpm y llega hasta los 6,2 l/100km, mientras que a 130 km/h lo hace a 4.100 rpm y trepa a un promedio de 7 l/100km. En uso mixto, a lo largo del contacto, se ubicó en los 8,2 l/100km.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

Su comportamiento dinámico, claro está, fue pensado para moverse por las urbes, donde se desenvuelve con suficiencia gracias a un buen esquema de suspensiones, buen despeje y una dirección correcta. Además, en la comparación con el i10, se perciba una mayor estabilidad y fortaleza al haber crecido en distancia entre ejes.

Al salir a la ruta no llega a ser indócil pero su altura lo hacen más sensible ante maniobras bruscas a alta velocidad o bien ante vientos laterales fuertes. Quizás un punto mejorable sea la ausencia de frenos de disco traseros, los que mejorarían ostensiblemente su desempeño en este aspecto.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

Achacarle la ausencia de Control de Estabilidad (ESP) a un vehículo de este segmento sonaría ilógico pero no lo es tanto, cuando modelos de este grupo y de este mismo segmento lo ofrecen en otros mercados. Con los cambios recientes en los regímenes de importación y el advenimiento de la exigencia del ESP para 2018 es probable que lo sume en un mediano plazo.

Conclusión
A simple vista no hay excusas para quejarse: hay un auto compacto que tiene -más o menos- todo eso que buscan las familias jóvenes y no es un auto de las marcas tradicionales. El Grand i10 confirma lo que su hermano menor, el i10 ya viene ofreciendo desde hace tiempo y que le permitió conquistar a una pequeña pero fiel clientela que avalan el avance de la marca coreana.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

En la balanza el saldo es positivo para este sedán que tiene enfrente rivales de mayor porte como el Toyota Etios, por ejemplo, mientras que en su versión hatchback (de agradable diseño) pelea un lugar frente al Nissan March y el Ford Ka, de inminente lanzamiento en el país.

Sin embargo, a la hora del precio, penaliza: se comercializa a u$s 21.900 (unos $339.150), lo que representa bastate más que sus competidores y el bolsillo juega al momento de tomar la decisión final.

Test del Hyundai Grand i10 Sedán - Foto: Cosas de Autos

7.8 Un pequeño gran sedán
  • DISEÑO 7
  • MECÁNICA 9
  • SEGURIDAD 8
  • EQUIPAMIENTO 7
  • COMODIDAD 8

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->