#Test: Cosas de Autos probó la Kia Carnival Full de 11 plazas

0

“Es un avión. No, es una camioneta… No, es un van. No, es ¡la Carnival!”. Casi como en la presentación de Superman, todos los que a lo largo de nuestro contacto se acercaron a este modelo usaron (acertados o no) alguno de estos términos para referirse al familiar de once plazas de Kia.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Nuestra intención fue aprovechar la ocasión para usarla como lo haría una familia, sacarle provecho y redondear conclusiones. Es por eso que en este mini test en el que recorrimos 400 km subimos a cuatro pequeños y cuatro adultos y nos fuimos de paseo, y cada cual aportó su vivencia desde su asiento.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Siete para la foto, el octavo pasajero no era el alien sino el fotógrafo.

(Todos) A bordo
Lo primero a resaltar al ingresar la puerta de esta versión Full fue el tono claro de su interior: asientos, plancha, techo e interiores de puerta. ¡Danger! El beige no se lleva bien con las manchas; las alfombras, en cambio, son en gris.

Esta es una combinación muy delicada que le sienta más que bien y le aporta luminosidad a un vehículo que de por sí tiene una importante superficie vidriada; pero, considerando un uso intensivo, la tela tiene un tratamiento especial llamado Easy-Clean que, por ejemplo, repele el derrame de líquidos. Por las dudas, no lo pusimos a prueba, aunque sobren los apoya-vasos y los usamos a casi todos.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Lo segundo a destacar es la altura del vehículo y que no a todos los adultos le resultará simple el acceso y descenso; es cuestión de costumbre y es imprescindible aferrarse a las manijas interiores.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Así es la maniobra de ingreso a la tercera fila.

Una vez adentro el espacio domina la escena; en las plazas delanteras se viaja como en la cabina de un aeronave y en la segunda y tercera fila los asientos de los extremos se reclinan, lo cual garantiza la comodidad en cualquier viaje por corto o largo que sea.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

La cuarta fila, que también es de tres asientos, fue pensada únicamente para tres chicos; por su diseño, que se oculta debajo del piso, es claramente la menos cómoda por tener menor densidad de acolchado en respaldo y cojín, pero en la que todos los niños quieren viajar al menos una vez.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Un dato: las plazas centrales de la segunda, tercera y cuarta fila tienen cinturones de seguridad del tipo abdominal y carecen de apoya-cabezas, lo cual sólo se aconsejan para tramos cortos. Son cómodas y muy prácticas de armar y desarmar, pero los adultos que viajen en ellas sentirán que lo hacen “sueltos”.

El pasillo que se forma cuando estos asientos están plegados permiten que uno pueda desenvolverse con cierta facilidad, sobre todo porque hay de donde aferrarse y porque la generosa altura del techo favorece los movimientos. Por otro lado, cuando esos asientos centra es están plegados se pueden usar como mesa con sus correspondientes apoya-vasos.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Que haya portones corredizos en ambos laterales es muy práctico pero lo que mejoraría sustancialmente el ascenso y descenso es que el asiento que se ubica en cada extremo se pudiera abatir hacia adelante; esto es imposible porque es muy voluminoso y por el apoya-cabezas, sólo se puede correr hasta que lo permiten los topes de goma de las correderas.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Así es la maniobra de descenso desde la tercera fila.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Un ítem fundamental en todo viaje, más aún con muchos ocupantes, es la climatización y en la Carnival está resuelto no sólo con salidas independientes en el techo sino con un segundo climatizador que trabaja de forma independiente y que se opera desde la primera fila de asientos. De esta manera, podría decirse que hay tres temperaturas: la del conductor, la del acompañante y la de los pasajeros.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

No faltan espacios porta-objetos, ganchos para colgar perchas o sujetar equipaje, así como tampoco luces de lectura ni tomas de 12v para conectar equipos. Además, tiene dos guanteras, una superior de escasa capacidad, y otra inferior de mayor tamaño, y detalles como una bolsa para guardar el neumático que se pinche para llevarlo sin ensuciar, y el crique escondido baja una tapa a la izquierda, en el baúl.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Respecto del auxilio hay que decir que se ubica debajo del piso, al medio del vehículo sobre el costado derecho; hay que levantar una tapa para acceder a la tuerca que lo sujeta. No es lo más cómodo del mundo pero se aprovecha al máximo el espacio del baúl y no hay que remover equipaje, pero lo peor del asunto es que es temporal con lo que sólo permite circular hasta 80 km/h.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Hablando de espacio de carga, obviamente es inexistente con la cuarta fila erguida pero es más que bueno con la misma oculta: el piso es totalmente plano y se pueden llevar objetos voluminosos aprovechando la altura y sus 350 litros.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Con la cuarta fila de asientos “escondida” la capacidad de carga es interesante, sobre todo por la buena altura.

En lo que respecta a equipamiento, la versión Full está dotada de un volante multi-función con ajuste de sonido, velocidad crucero y conectividad de celular, equipo de sonido típico de los vehículos del grupo coreano, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, computadora de abordo, espejos eléctricos plegables y detalles Piano Black, simil fibra de carbono y cromados.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

La versión Full tiene el típico equipo de sonido del Grupo Kia-Hyundai y climatizador tri-zona.

Y por el lado de la seguridad ofrece nada menos que frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, airbags frontales, laterales y de cortina, ganchos ISOFIX para sillas de niños, Control de Estabilidad (ESC) y Sistema de Arranque en Pendiente (HAC), así como faros anti-niebla delanteros y traseros.

Si tiene todo esto, ¿qué diferencian a la versión Full de la Premium? Más “chiches” como la apertura y cierre de los portones laterales y trasero de manera eléctrica, el tapizado de cuero, ajuste eléctrico de butaca del conductor, encendido por botón y el equipo multimedia táctil con cámara de retroceso. Y, ¿qué le faltaría tanto a una como a otra versión? Navegador GPS y techo solar eléctrico completarían muy bien el combo.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Al volante
La visibilidad es más que aceptable en todas direcciones y las regulaciones de columna y butaca aseguran una correcta posición de manejo; a nuestro juicio, el tipo de volante elegido de diseño sobrio, no llega a transmitir la calidad que propone la Carnival.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Dicho esto, el andar es excelente, semejante al de cualquier sedán grande y similar al de algún gran auto americano, mercado al que claramente apunta. La suspensión no transmite ninguna de las imperfecciones del tránsito urbano y sólo podemos llegar a notar algún salto a alta velocidad en ruta, pero lejos de poner en riesgo la trayectoria o incomodar a conductor y pasajeros; además se muestra muy firme y sin rolidos a pesar de sus 1.767 mm de alto.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

A su vez, la asistencia eléctrica garantiza una buena facilidad de maniobra a pesar de los 5.115 mm de largo y de contar con cubiertas en medida 235/60R18.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

La insonorización del motor diesel es otro aspecto a resaltar asó como que no se percibe ingresos de viento ni ruidos de rodamiento, aún por encima de los 120 km/h. El tren motriz, como ya contamos en el lanzamiento (ver nota), es el mismo que el de la Sorento: motor CRDI de 2.2 litros y 197 hp @ 3.800 rpm, asociado a una caja automática de 6 velocidades con modo secuencial/sport.

Por su torque de 45 kgm disponible a bajas revoluciones (entre 1.750 y 2.750 rpm) se desenvuelve ágilmente y con buena respuesta en la ciudad, y a esto le suma la función Active ECO que controla automáticamente la potencia del motor, la combina con la transmisión y el climatizador optimizando el consumo de combustible.

A 100 km/h gira muy relajado en el orden de las 1.800 rpm y acusa un consumo instantáneo de 6,9 l/100 km; a 120 km/h viaja a 2.200 rpm y rinde 9,1 l/100 km, mientras que a 130 km/h lo hace a 2.400 rpm y con un rendimiento de 9,6 l/100 km, en todos los casos medido con 8 pasajeros y sin activar el modo ECO.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

Conclusión
Por lo que propone, cada paseo es un viaje en la Carnival, ya sea una salida, una ida al trabajo, al colegio o una escapada de fin de semana. La disfruta quien la maneja pero la viven plenamente quienes lo acompañan. Es uno de esos contactos en los que hubiésemos preferido ser invitados y no estar al volante.

Sus u$s 51.990 la posicionan como una alternativa válida en un segmento en donde no hay gran oferta y en el que compite directamente con pocos jugadores sujetos a comercialización en bajo volumen como Hyundai H1, Volkswagen Sharan, Chrysler Town&Country y -en breve- la Mercedes-Benz Vito Tourer.

El buen conjunto motor-caja, el alto nivel de seguridad que le valió 5 estrellas NHTSA, y los cinco años de garantía son los atributos principales de este “Jumbo” coreano de uso particular y once plazas.

Test de Kia Carnival - Foto: Cosas de Autos

8.4 Un Jumbo sobre ruedas
  • DISEÑO 9
  • MECÁNICA 8
  • SEGURIDAD 9
  • EQUIPAMIENTO 8
  • COMODIDAD 8

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->