Casi lo hacen chatarra: 50 años después hallaron en México el Mustang de Bullitt y ya arrancó su restauración

0

Ford Mustang de Bullitt

Es el sueño de muchos que aman los autos y, en particular, aquellos clásicos que pasaron por la pantalla grande y dejaron una huella imborrable: encontrarse como chatarra, una verdadera joya que merezca ser restaurada.

Pero en este caso no se trata de un auto “parecido a” o del “mismo modelo que” sino de una pieza auténtica de coleccionista: el Ford Mustang Fastback de 1968 que se usó en la película Bullitt. Reconocida como la mejor persecución de la historia del cine, la coupé Mustang verde es un ícono del cine.

Según cuenta la historia oficial se usaron dos unidades, cuyos números de VIN (chasis) eran correlativos: el 8R02S125558 que tenía refuerzos, suspensiones especiales y mayor potencia, y el 8R02S125559 que se mantenía sin preparación mecánica especial.

Al parecer, éste último fue comprado por un empleado de los estudios Warner Bros, quien lo conservó y luego lo vendió; el auto reapareció hace algunos años entero pero dañado en un granero en Kentucky y fue comprado por una familia de Tennesse que aún lo conserva.

El del VIN terminado en 558 fue desechado tras la película, y enviado a que lo conviertan en chatarra, pero aparentemente alguien pensó que aún tenía valor y lo guardó. Y tras años sin saber de él, reapareció a fin de 2016 en México.

Tras haber sido la unidad empleada para las escenas de riesgo, el vehículo fue a parar a manos de un dueño que lo conservó en Baja California Sur, cerca de Los Cabos. En algún momento pasó del otro lado de la frontera, donde hace 20 ó 30 años que está esperando alguien lo reconozca y devuelva a la vida.

Ford Mustang de Bullitt

Así fue encontrado el auto de Bullitt: abandonado, repintado (dos veces) y estaba a punto de ser “tuneado”.

Recién hace dos semanas el tema salió a la luz en el foro Vintage-Mustang.com, donde el usuario Fede Garza viajó especialmente a ver el auto que ya empezó a ser restaurado, y compartió las imágenes. Una vez que el auto estuvo sobre sus cuatro ruedas nuevamente, fue exhibido públicamente.

El vehículo es propiedad de Ralph García, un conocido de Garza quien compró dos Mustangs sin saber lo que eran y que ¡quería hacer de la coupé un clon de Eleanor, el Mustang de la película 60 segundos!

Por suerte le encomendó al especialista en Ford clásicos Kevin Marti (de Marti Auto Works) que le certificara la autenticidad de los vehículos y ahí se enteró de su buena suerte. El Mustang con VIN 8R02S125558 será enviado a EE.UU. para volver a lucir como en la pantalla grande, medio siglo después de que se hiciera famoso.

Ford Mustang de Bullitt

El Mustang de Bullitt comenzó a retomar su forma y ya fue exhibido en México.

Ford Mustang de Bullitt

Sin estos numeritos de VIN, el viejo Mustang probablemente valga poco y nada. Pero corresponden al auto indicado.

Lo que no pudo McQueen
Varios años después de protagonizar Bullitt, Steve McQueen siguió “enamorado” del Ford Mustang GT que manejó y se lo quiso comprar a su nuevo dueño, Frank Marranca (un policía jubilado de New Jersey que tuvo el Mustang con el VIN #559 de 1970 a 1974).

Una muestra de eso es que junto con la reaparición del auto lo hizo también una carta que -al parecer- el actor le envió firmada de puño y letra y con membrete de Solar Productions (productora de Bullitt, Le Mans y otras películas en las que participó).

Mustang  de Bullitt

El Mustang GT en acción en 1968 y la carta firmada por McQueen en 1977.

La carta está fechada el 14 de diciembre de 1977 y dice: “Me gustaría hacer un llamamiento para que recuperes mi Mustang. Me gustaría mucho mantenerlo en la familia en su condición original como se utilizó en la película, en lugar de tenerlo restaurado; es simplemente algo personal mío.

Estaría encantado de tratar de encontrar otro Mustang similar al que tienes, no tengo demasiados fondos involucrados para esto. De lo contrario, será mejor olvidarlo.”

Marranca le pasó a McQueen el contacto del nuevo dueño, quien se negó a vendérselo pero prometió que lo tendría en consideración si cambiaba de parecer. Pero McQueen murió tres años después, curiosamente en México adonde había viajado a tratar su cáncer de pulmón.

Ford Mustang de Bullitt

McQueen acelerando “su” Mustang.

Trailer de Bullitt (1968) dirigida por Peter Yates

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos desde muy chico, en 2006 le di forma a este blog. Si querés saber más sobre mí, hacé clic en la casita ->