#Test: Peugeot 301 Allure Plus Nafta AT6 y Allure HDI MT5

0

Hacía tiempo que Peugeot no tenía en Argentina un sedán para pelear el segmento de los compactos, y la globalización -y el nuevo escenario del mercado – le permitió sumar un modelo que desde hace años ya se comercializaba en países como Chile.

Lo primero a decir es que sí, se trata del primo-hermano del Citroën C-Elysèe (ver #Test acá). Y no, no es una copia, si hace falta aclararlo; el hecho de que uno haya sido lanzado antes que el otro es meramente circunstancial.

Test del Peugeot 301 1.6 AT6

Aclarado esto, está de más señalar que ambos parten de la misma plataforma 1 de PSA, con idénticas medidas y similares conjuntos mecánicos (motor y caja). Entonces, ¿dónde está la diferencia? Ahí radica la cuestión, en la búsqueda de la identidad.

El 301 es todo un Peugeot. Hagan la prueba como hicimos nosotros, déjenlo estacionado junto a un 408. Giren a su alrededor, miren su frontal, su 3/4 delantero, sus laterales y el remate posterior. Posen la mirada en los faros traseros y en la tapa del baúl, también en el paragolpes. Aun cuando conocimos antes a su semejante de Citroën, tiene identidad propia.

Test Peugeot 301 - Foto: Cosas de Autos
Mérito de los diseñadores que lograron volcar la impronta a través de detalles que se ven en los faros y la parrilla delantera que se integra sutilmente al capó, el cual acompaña con dos líneas a lo largo, acentuando la “nariz” felina. Pero es en el posterior donde -a nuestro juicio- el 301 tiene más lograda su personalidad, con faros fumé con el “zarpazo” en su interior y una sutil línea que cruza la tapa del baúl de lado a lado.

Test del Peugeot 301 HDI MT5
Otro punto alto es la elección del diseño de las llantas que, dependiendo de la versión, lo hacen lucir más o menos deportivo (ver más adelante el detalle del rodado).

Llantas de 15" del Peugeot 301

Llantas de 15″ en el caso del HDI Allure MT5.

Llantas de 16" del Peugeot 301

Llantas de 16″ para la variante VTi Allure Plus.

A bordo
En el interior sí que es complejo resaltar diferencias con el C-Elysèe pero, por eso nos propusimos generarle valor a este contacto y -gracias a la amabilidad del área de Comunicaciones de Peugeot Argentina, pudimos probar dos versiones diferentes de manera consecutiva. De esa forma es posible compararlas entre sí.

Sabemos que estamos ante un habitáculo amplio, sobrio, con buena calidad general de materiales y encastres pero algo espartano en la versión Allure HDI MT5.

Interior del Peugeot 301 HDI Allure MT5

Interior del Peugeot 301 HDI Allure MT5.

Sin embargo, la versión Allure Plus Nafta AT6 se destaca por una serie de detalles que le dan mayor distinción como son los insertos en Piano Black en volante e interior de puertas y cromado en la plancha. También por el agregado de cuero ecológico a los tapizados de tela y al volante y apoya-brazos central delantero.

Interior del Peugeot 301 VTi Allure Plus AT6

Interior del Peugeot 301 VTi Allure Plus AT6.

De cualquier manera, al ingresar lo primero que los diferencia es la pantalla multimedia táctil de 7″ que, además de ofrecer navegador y cámara de retroceso, permite espejar el celular a través MirrorLink (es el primer auto de la marca en ofrecer Android Auto y Apple Carplay), y por el aire acondicionado electrónico (no es climatizador).

Sistema multimedia, disponible en la versión VTi Allure Plus AT6

Sistema multimedia, disponible en la versión VTi Allure Plus AT6.

Este equipamiento no está -ni como opcional- en la HDI. Y no sólo es algo que marcamos como negativo para los clientes de Peugeot sino que acá es donde pierde respecto de Citroën, debido a que el sistema multimedia sí está en el C-Elysèe Feel HDI ($333 mil).

Además, el equipo de la versión Allure HDI MT5 no es del todo intuitivo, nos obliga a interactuar con la computadora de abordo a través del comando satelital del volante, y la perilla de encendido y volumen no es la de mayor tamaño, por lo cual en más de una oportunidad caímos en ese error.

Computadora de abordo y radio tradicional para el HDI Allure MT5

Computadora de abordo y radio tradicional para el HDI Allure MT5.

En lo que respecta a equipamiento mencionamos como negativo (en ambos casos) la ubicación de los alza-cristales (sin one touch) adelante y atrás, y la falta de regulación en profundidad de la columna de dirección. Y como positivo la apertura del depósito del tanque de combustible y del baúl desde el interior, y la traba automática de puertas en rodaje.

A la izquierda el 301 VTi Allure Plus AT6 y a la derecha el HDI Allure MT5

A la izquierda el 301 VTi Allure Plus AT6 y a la derecha el HDI Allure MT5.

Y particularmente, a lo largo de los 14 días consecutivos de prueba, nos resultaron incómodos tres aspectos: el cojín de la butaca (que nos pareció algo corto para el apoyo de las piernas), la ausencia de gavetas para colocar objetos personales (llaves, billetera y celular), y la falta de luz de techo central o de lectura en las puertas (de noche se dificulta la visión interior para los pasajeros).

Test Peugeot 301 - Foto: Cosas de Autos

Gran habitabilidad interior pero pocos espacios porta-objetos.

Test Peugeot 301 - Foto: Cosas de Autos

Atrás se viaja muy bien, una pena la ubicación de los alza-cristales.

De cualquier manera hay que destacar que cuatro adultos pueden viajar muy bien en ambas plazas (con buen espacio para pies, hombros y distancia respecto al techo), con un baúl que invita a salir de viaje sin escatimar equipaje gracias a sus 506 litros de capacidad y boca generosa.

Y ya que estamos en esta parte fundamental de todo sedán, ponemos el ojo en las malas terminaciones: bisagras “desnudas”, interior de la tapa sin forrar y piso de alfombra sobre una madera terciada de calidad mejorable.

Detalle del rodado: la versión HDI que probamos calzaba neumáticos Bridgestone Ecopia en medida 185/65 R15 con idéntico auxilio. Mientras que la versión Nafta AT6 tenía Michelin Energy Saver en medida 195/55 R16 con un auxilio Goodyear GT3 con llanta de chapa en medida 185/65 R15 (es decir, ligeramente más chico sin llegar a ser temporal).

Test del Peugeot 301

Detalle del baúl del Peugeot 301.

Al volante
En ambas versiones nos gustó el confort de marcha, muy ajustado al estado de nuestras calles y fácilmente comprobable si se encara un empedrado o “mejorado” a cualquier velocidad, con un buen despeje, ya que los bajos no tocan en ningún momento. También nos dejó conformes la asistencia de la dirección que permite maniobrar con facilidad en espacios reducidos y tiene buena respuesta al salir a la ruta.

Recordemos que probamos dos versiones distintas: una con el motor DV6D 1.6 HDI de 92 cv @ 4.000 rpm y otra con el motor EC5 de 1.6 VTi y 115 cv @ 6.050 rpm.

Las dos motorizaciones que probamos: arriba el HDI Allure MT5, abajo el VTi Allure Plus AT6

Las dos motorizaciones que probamos: arriba el HDI Allure MT5, abajo el VTi Allure Plus AT6.

En lo que respecta a la insonorización, esperábamos que el HDI se percibiera menos de lo que lo hace; su sonido no llega a ser molesto pero está latente y -a igual régimen- pierde notablemente en decibles respecto del naftero, sobre todo al superar las 2.500 rpm constantes.

Pero donde el diesel gana largamente es en consumo, convirtiéndose automáticamente en su principal argumento. También es importante resaltar que es un motor que demuestra tener buen torque en todo momento (230 Nm @ 1.750), lo cual lo hace muy ágil y “divertido” de manejar en el tránsito urbano que es donde más se lo usa. Dato: se sugiere diesel Grado 3.

Por el lado de las transmisiones, a priori creíamos que la caja de cinco velocidades del HDI le iba a quedar “corta” pero el uso nos indicó que está más que bien relacionada, acompañando ese buen par motor que mencionamos antes y que a la vez permite que no se enrosque en vueltas.

Caja manual del Peugeot 301

Caja manual de quinta para el 301 HDI.

Veamos los datos: a 100 km/h transita a un régimen de 2.000 rpm y acusó un consumo de 4,5 l/100 km; a 120 km/h lo hace a 2.400 rpm y nos dio 4,9 l/100 km; mientras que a 130 km/h gira en el orden de las 2.600 rpm con un consumo de 5,2 l/100 km.

En el caso de la caja automática Aisin de seis marchas del naftero notamos cierta demora en el pasaje de marchas, sobre todo cuando estamos ansiosos, por lo que sugerimos optar por el modo manual-secuencial que nos permite evitar algún “patinamiento”. Quizá porque el par neto de 150 Nm está disponible recién a las 4.000 rpm, lo que nos obliga a llevarlo “alegre”.

Transmisión de sexta automática-secuencial para el VTi Allure Plus.

Transmisión de sexta automática-secuencial para el VTi Allure Plus.

De cualquier forma, esta transmisión -que no es CVT sino una automática con convertidor de par- cuenta con dos modos adicionales (Sport y Nieve), que modifican el régimen del pasaje de marchas para cambiar su reacción.

El rendimiento de combustible del naftero nos demostró lo siguiente (siempre en sexta marcha): a 100 km/h viaja a 2.400 rpm y consume 5,4 l/100 km; a 120 km/h lo hace a 3.000 rpm y con una marca de 6,8 l/100 km; y a 130 km/h trepa hasta las 3.100 rpm y rinde 7,6 l/100 km.

Una de las mejores decisiones de PSA es haber dotado a toda la familia 301 con el mismo nivel de seguridad: frenos con ABS y AFU (disco sólo adelante), cuatro airbags, cinturones de seguridad de tres puntos y apoya-cabezas en todas las plazas, ganchos ISOFIX, y Control de Estabilidad (ESP).

Conclusión
Lo primero a remarcar es la diferencia de precios entre ambos. La versión Allure HDI MT5 se lanzó a $328 mil mientras que la Allure Plus Nafta AT6 lo hizo a $365 mil. Hay $37 mil de diferencia que se justifican en la central multimedia, los sensores de estacionamiento traseros, el control de velocidad crucero, la caja y los detalles como las llantas y el cuero. Pero existe una alternativa que es la Allure Plus Nafta MT5 a $348 mil ($20 mil de diferencia).

Cámara de retroceso y sensores traseros para la VTi Allure Plus.

Cámara de retroceso y sensores traseros para la VTi Allure Plus.

Muchos creen (creemos) que la combinación ideal sería el motor diesel y la caja automática, pero no existe tal configuración, por lo cual la clave estará en prescindir de cierto equipamiento a cambio de un motor que rinde holgados 1.100 km con un tanque de 50 litros (la marca tiene medidos 1.200 km en ciclo urbano). Nosotros haríamos eso, nuestro voto para el HDI.

Habiendo sido concebido como sedán desde su génesis, y tratándose de un producto destinado a mercados emergentes, el 301 es una muy buena opción como vehículo familiar o trabajo. Y aún cuando llegar importado desde España y paga arancel de producto extra-zona, su precio es razonable. Ah, la garantía de dos años o 100 mil kms. nos parece exigua para los tiempos que corren y más para un vehículo de origen europeo.

Test del Peugeot 301 HDI MT5

8.1 Dos variantes, dos puntajes
  • DISEÑO 8
  • MECÁNICA (HDI) 9
  • MECÁNICA (VTI) 8
  • SEGURIDAD 8.5
  • EQUIPAMIENTO (HDI) 7
  • EQUIPAMIENTO (VTI) 8.5
  • COMODIDAD 8

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos desde muy chico, en 2006 le di forma a este blog. Si querés saber más sobre mí, hacé clic en la casita ->