El Campo de Pruebas de GM en Cruz Alta cumple 45 años y viajamos a conocer qué modelos se están desarrollando

0

Campo de Pruebas de GM en Cruz Alta, Brasil

(Cosas de Autos en San Pablo). El Campo de Pruebas de Cruz Alta (CPCA) de General Motors está cumpliendo 45 años de actividades en medio de ampliaciones para el desarrollo de nuevos vehículos y tecnologías innovadoras de conectividad, seguridad y eficiencia energética. Se trata de novedades que se conocerán en los próximos lanzamientos de Chevrolet en la región y para los cuales viajamos a San Pablo por invitación de la marca del moño.

En esta nueva etapa se invirtieron en CPCA más de u$s 15 millones, que incluyen la incorporación de equipos para los siete laboratorios, como el de motores y de electro-electrónica, y la construcción de la decimoséptima pista de prueba. Vale decir que en total el complejo ocupa una superficie equivalente a 160 mil campos de fútbol.

«El Campo de Pruebas de GM ha logrado un nuevo nivel de protagonismo para la compañía debido a los aportes al desarrollo de una nueva familia global de vehículos que está por llegar. El Onix mostró que la ingeniería de la región es una referencia mundial en la concepción de autos compactos de éxito», explica Ricardo Fanucchi, director del complejo ubicado en Indaiatuba, en el interior de San Pablo.

Campo de Pruebas de GM en Cruz Alta, Brasil

Otro punto importante del CPCA es la validación de ítems avanzados de conectividad, seguridad y eficiencia energética. «Queremos continuar democratizando nuevas tecnologías, como internet vehicular, motores turbinados de alto rendimiento y bajo consumo de combustible, además de equipos electrónicos y hasta los autónomos de seguridad», detalla el ejecutivo.

Otra pista de pruebas
Con diferentes ángulos de inclinación para simular largas subidas, la nueva pista de pruebas se está utilizando para complementar los parámetros de calibración de sistemas electrónicos, algo que se tornará más común en los modelos de producción regional y también en los test de durabilidad, en correlación con el uso del campo de pruebas.

Esta es la 17ma pista del complejo, las que en total suman aproximadamente 44 km. Los siete laboratorios, los talleres y otras edificaciones de apoyo ocupan una superficie de 27 mil m2.

Campo de Pruebas de GM en Cruz Alta, Brasil

El propósito de toda esta estructura es desarrollar y validar un vehículo para que resista a las más variadas condiciones de pavimento, clima y tránsito que tendrá que enfrentar durante su vida útil.

El CPCA también es referencia mundial en GM para el desarrollo de sistemas de suspensión, frenado y dirección, calibración de motores, como también experimentos de durabilidad.

Cientos de mecánicos, ingenieros y conductores de prueba se turnan día y noche en las pruebas de laboratorio y de pistas. De esta forma, en seis meses es posible simular el desgaste que un auto sufriría si se lo hiciera circular durante diez años en condiciones normales de tránsito o el equivalente a 160 mil kms.

Campo de Pruebas de GM en Cruz Alta, Brasil

Una vista aérea que permite ver las diferentes pistas de prueba de Cruz Alta.

En total, se realizan más de 10 mil pruebas por año, como las de corrosión, que consumen 90 toneladas de sal gruesa anualmente. Por su parte, una prueba de desarrollo de neumáticos en el Black Lake consume 480 m3 de agua o el equivalente a 48 camiones cisterna –esta agua que se recoge de la lluvia, es tratada y reutilizada–.

Más de mil litros de combustible son utilizados por día, y después de pruebas duras, incluyendo las de impacto, los vehículos son analizados minuciosamente para luego ser destruidos. Aproximadamente 300 de ellos tienen el mismo fin cada año.

Los residuos se destinan al reciclaje y existe una concientización sobre la compensación del medio ambiente. Así, sólo en 2018 se plantaron 6,5 mil nuevos plantines de árboles; más de 500 mil árboles son el fruto de reforestación, además de una reserva de bosque atlántico que no fue modificada ni alterada desde la compra del terreno en 1972.

Las pistas, laboratorios, oficinas y talleres se erigieron de manera de no alterar el equilibrio natural, preservando la fauna y la flora locales. Para evitar accidentes con los animales nativos, se construyeron vallas a lo largo de las pistas.

Estructura del CPCA
-Laboratorio de Análisis de Emisiones: inicio de actividades en 1979
Una de las principales actividades de este centro es estudiar soluciones para la reducción de las emisiones de gases. Para tener una idea de esta evolución, un auto nacional actual contamina cerca de 30 veces menos que uno de fines de los años 80.

Campo de Pruebas de GM en Cruz Alta, Brasil

-Laboratorio de Seguridad Vehicular: inicio de actividades en 1997
Uno de los más modernos del mundo, es el único en Sudamérica con recursos para probar y validar vehículos de acuerdo con los estándares europeos, japoneses y estadounidenses de protección al peatón en caso de atropello. Algunos de los equipos utilizados han sido creados en el mismo campo de pruebas por proyectistas brasileños. Pero el primer crash test realizado en el campo de pruebas fue en 1975.

-Laboratorio de Ruidos y Vibraciones: inicio de actividades en 1997
En él se identifica ruidos o vibraciones que puedan generar incomodidades a los pasajeros del vehículo. La cámara semi anecoide, donde se hacen las mediciones acústicas, tiene paredes de 1 metro de espesor y un piso construido sobre amortiguadores para que no haya interferencia del exterior.

-Laboratorio de Pruebas Estructurales: inicio de actividades en 2000
Prueba la durabilidad de la carrocería, además de los componentes del vehículo que son sometidos a las repeticiones, como el sistema de las trabas de las puertas y los elevadores de vidrios; esta tarea está a cargo de robots que realizan la misma operación más de 100 mil veces ininterrumpidamente. Para verificar si el auto funciona en las más adversas condiciones climáticas, hay una cámara cuyo rango de temperatura es de -40ºC a +85ºC.

-Laboratorio de Desarrollo de Aire Acondicionado, Ventilación y Enfriamiento: inicio de actividades en 2000
Un superventilador capaz de generar vientos de hasta 120 km/h es una de las herramientas del laboratorio para el desarrollo del sistema de refrigeración del auto, que debe ser eficiente tanto en una situación de poca captación de aire como en un congestionamiento, o cuando hay en exceso, como en rutas a alta velocidad. La validación del aire acondicionado se produce en una cámara climática (el aparato tiene que funcionar adecuadamente hasta una temperatura externa de 55ºC).

-Laboratorio de Electro-electrónica: inicio de actividades en 2009
Es donde tiene lugar el desarrollo y la validación del sistema de sonido.

-Laboratorio de Dinámica Vehicular: inicio de actividades en 2013
Sofisticados equipos de mediciones permiten analizar, con extrema precisión, el comportamiento de los sistemas de suspensión, neumáticos y ruedas del vehículo. Estos datos sirven como base para que los ingenieros ajusten los parámetros optimizando la mejor relación confort- seguridad.

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos de toda la vida. En 2006 le di forma a este blog. ¿Más datos? Clic en la casita ->