F1: Raikkonen ganó y se hizo justicia

1

Kimi Raikkonen

“El menos pensado” tituló algún medio al conocerse el resultado del Gran Premio de Fórmula 1 de Brasil que arrojó como ganador y campeón a Kimi Raikkonen, con Ferrari. Algo de eso hubo, pero lo cierto es que el campeonato lo perdieron McLaren y Lewis Hamilton por errores propios, y no sólo en esta carrera en particular. Se llegó a esta definición cerrada porque al británico le pesó la presión en el Gran Premio de China, cuando tuvo todo servido para convertirse en el primer debutante campeón y en el monarca más joven de la historia de la categoría. Y lo de la primera vuelta en Interlagos habla de un piloto al que le faltan muchas carreras por delante para templar sus nervios.
Fernando Alonso, en tanto, demostró que es un gran campeón, que tiene unas tremendas condiciones, pero es obvio que pagó caro su error en el Gran Premio de Japón. Además, nos quedaremos para siempre la duda de si contó o no con los mismos elementos que su compañero de equipo, el favorito de Ron Dennis, porque en Brasil estuvo lejos de dar batalla a los autos rojos.
Dennis, en tanto, se quedó con las manos vacías, primero de una Copa de Constructores por el caso de espionaje, y después por no hacer un trabajo de equipo que favoreciera a McLaren, pensando en el bien común, y evitar lo que finalmente sucedió.
Por el lado de Ferrari no cabe más que una felicitación: supo aprovechar las peleas en el pit de al lado y puso en pista dos autos impecables a la hora de la definición.
Kimi hizo su trabajo: manejar de manera fría y retribuir con un título la confianza depositada esta temporada por Luca di Montezomolo y Jean Todt, nada menos que sucediendo a Michael Schumacher.
Y no hay que olvidarse de Felipe Massa, partícipe necesario en este capítulo final, ya que sin su colaboración hubiese sido imposible que Ferrari ganara el campeonato. Le tocó el trabajo sucio, perdiendo “en casa” una carrera que tenía ganada; pero el contrato que firmó los días previos y que lo unen a la scuderia rossa hasta 2010 estaba indicando algo, ¿no?
Se hizo justicia, McLaren hizo trampa y fue castigado; fue avaro y se quedó sin nada. Sus pilotos cometieron errores que fueron decisivos. Ferrari “corrió la carrera desde atrás” y terminó ganando, como en la fábula de la liebre y la tortuga.

Post relacionado:
F1: Raikkonen dice que en Australia casi se duerme en carrera

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios