Brasil: mientras Uruguay consiguió zafar del aumento impositivo las automotrices chinas amenazan con no invertir

3

José Mujica, presidente de Uruguay, y Dilma Rousseff, presidente de Brasil

La decisión del gobierno brasileño de incrementar un 30% la carga impositiva a los vehículos importados (ver nota) más allá de Argentina y México sigue dando tela para cortar.

Ahora la novedad pasa por Uruguay, país que consiguió quedar al margen de esta medida a pesar de que no es productor sino ensamblador de productos chinos y coreanos (Lifan, Chery y Kia -con su camión liviano Bongo-).

Kia 2500 Bongo

“Las autoridades de los dos países coincidieron en la importancia de una respuesta conjunta frente a los desafíos del actual escenario económico internacional. Reiteraron, en ese sentido, el entendimiento común sobre la necesidad de preservar la estructura productiva y los empleos en la región, en particular en el sector industrial”, señala un comunicado emitido este martes en Brasil tras seis horas de negociaciones entre funcionarios de ambas naciones.

Brasil y Uruguay acordaron integrar sus cadenas productivas en el sector automotor para aumentar la incorporación de contenido regional a ambos lados de la frontera.

Si bien el volumen exportado desde un país al otro es pequeño, el mismo está aumentado: en 2010 las automotrices asiáticas con base en Uruguay exportaron a Brasil por un total de u$s 49 millones, mientras que en lo que va de 2011 esa cifra ya trepó a u$s 88 millones.

Los vehículos producidos en Uruguay que podrán ser importados por Brasil sin ser alcanzados por el aumento impositivo tienen apenas un 35% de contenido local, mientras que para tener derecho al mismo beneficio, los vehículos fabricados en Brasil deben contar con el 65% de sus componentes nacionales.

Planta de Effa en San José, Uruguay.

De cualquier forma la decisión alcanza a un tope de 20 mil unidades, una cifra a la cual es improbable que se llegue debido a que -hasta agosto- fueron comercializados de un país a otro unas 7 mil unidades, según consigna Folha de San Pablo.

Cabe señalar que el aumento de los impuestos obligó a Lifan a parar su planta en temporalmente, algo que en breve quedará solucionado ya que el gobierno brasileño se comprometió a liberar los vehículos retenidos y a implementar esta exención impositiva en un plazo de 15 días.

Aumenta la tensión con las chinas
Mientras tanto, continua el conflicto con las automotrices chinas que importan directamente a Brasil. Ya no sólo no se conforman con evidenciar su descontento (ver nota) sino que ahora presionan con parar sus inversiones o con frenar su llegada a ese país, según el caso.

Por un lado está JAC, quien envió otro fuerte mensaje al gobierno de Dilma Rousseff. “La forma en que el gobierno brasileño aumentó el impuesto es una seria violación a los principios básicos de la Organización Mundial del Comercio (OMC). La política descontinua, irracional y parcial brasileña minó fuertemente la confianza de JAC y de otras automotrices en invertir en Brasil. Por lo tanto, JAC se ve obligada a revaluar su decisión de inversión en Brasil, señala.

JAC Brasil

JAC había anunciado en agosto último la decisión de construir una fábrica en Brasil, la cual comenzaría a producir en 2014, con un desembolso de u$s 600 millones. La automotriz china ostenta actualmente el 0,64% de participación en el mercado y en lo que va del año lleva comercializadas casi 16 mil unidades, lo que la ubica en el 14to puesto del ranking de marcas.

Great Wall, por su parte, manifestó su determinación de suspender sus planes de desembarco en Brasil debido a que el mencionado aumento impositivo haría inviable comercializar sus productos a precios competitivos. Así lo hizo saber el Director General de la importadora CN Auto, quien ya comercializa otras marcas como Jinbei y Hafei.

De continuar este escenario, ¿Argentina pasaría a ser una alternativa “más predecible y seductora” para las terminales chinas?

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. “¿Argentina pasaría a ser una alternativa “más predecible y seductora” para las terminales chinas?” NO creo 🙁
    Además si a las empresas chinas les interesaría nuestro mercado (que dicho sea de paso es mucho mas chico que el de Brasil), ya se habrían adentrado tiempo atrás. Ademas el mercado brasilero es distinto al nuestro, en el sentido de que los precios de los vehículos son mucho mas elevados y muchos modelos base vienen con menos equipamiento que el modelo homónimo en Argentina, llegando a algunos casos a ser un 70% mas caros, de ahí que los chinos tienen mas oportunidades de vender.
    La estrategia de los chinos era vender autos de calidad similar, precio similar, pero super equipados; y esa estrategia les venía funcionando muy bien; diría que demasiado bien y los consumidores brasileros ya no estaban dispuestos a pagar de mas por un producto similar. Los chinos estaban ganando una porción del mercado que a las automotrices locales no les causaba ninguna gracia y le fueron a lloriquear al gobierno y acá están las consecuencias.
    A mi me gustaría que ingresaran mas marcas chinas ingresen a nuestro mercado, solo para que la gente se de cuenta de lo caro que son los autos que compramos.
    Con todas estas medidas proteccionistas, creo que los únicos autos modernos a precios razonables van a provenir de Mexico.
    Saludos! 😀

  2. me gustaría saber qué tiene que decir la OMC del dumping Chino y de su trabajo semiesclavo

    coincido con CAD que las automotrices chinas no van a venir a Argentina. Si su objetivo es Brasil ahora no les queda otra más q radicarse en Brasil y vendernos a nosotros lo q les sobre de Brasil como hace la mayoría.

    saludos

  3. El Mercosur no existe, es sólo una conveniencia ficticia entre Argentina y Brasil. Pobre Uruguay y Paraguay. Los chinos que vengan a invertir dentro 10 ó 15 años cuando sus autos sean productos confiables.