El artista argentino Helmut Ditsch muestra por primera vez el diseño de su súper auto de Le Mans

5

Helmut Ditsch es el artista plástico argentino más cotizado de la historia ya que, hace dos años, su obra “Mar II” fue vendida en u$s 865.000. Si bien está radicado en Europa desde 1988, el año pasado decidió regresar y popularizar su arte con exhibiciones masivas, lejos de las galerías de arte. Personalmente conocía su obra por haber leído acerca de él en diferentes notas y en noviembre de 2010 me encontré con él por casualidad, en el estacionamiento de las oficinas de BMW.

"Mar II", la obra de Helmut Ditsch que batió el récord para un artista argentino.

“Mar II”, la obra de Helmut Ditsch que batió el récord para un artista argentino.

Quizás porque ambos somos hinchas de Boca, quizás porque le gustó que lo reconociera de inmediato o simplemente porque a ambos nos une el gusto por los autos, enseguida tuvimos empatía. A poco de haberme presentado, Helmut sacó del baúl del Serie 1 M que estaba por probar un paquete que rompió en segundos y dejó al descubierto un libro al que pocos acceden: es el catálogo de diseños e ideas de su Fábrica de Arte Nacional (FAN). Buscó una página en particular que sabía iba a detonar en mi cabeza: allí estaba el diseño del HD1, el súper auto con el que sueña desde que era un chico y jugaba con carritos a rulemanes por las calles de Villa Ballester.

“¿Le puedo sacar una foto?”, le pregunté. “Nooo, esto es casi confidencial, se lo muestro sólo a los inversores que están siguiendo el proyecto. Pero alguna vez podemos hacer una nota hablando al respecto”. La idea quedó flotando en el aire, entrevisté a Helmut para la revista G7 y fue nota de tapa en marzo de 2011 pero no se habló una palabra de su súper auto, apenas de las Ferrari que tuvo y tiene, y del placer de conducir a más de 250 km/h en una autobahn. No era el momento aún de develar su diseño “con motor rotativo Wankel”.

Llegó 2012 y cuando me topé con Móvil, la revista del tándem José Luis Denari-Renato Tarditti, me dije: “Es acá, este es el medio, no hay otro”. Me contacté con Ditsch -que para ese entonces había vuelto a pintar a su residencia en Dublin, Irlanda- y el okey llegó. De esta manera, mi primera nota en revista Móvil es una nota de seis páginas e la que por primera vez, Helmut Ditsch muestra el boceto del HD1. El mote de “primicia” le sienta más que bien a esta nota, pero preferimos no usarlo.

Helmut Ditsch muestra por primera vez su súper auto de Le Mans

Entrevista a Helmut Ditsch para el número 4 de la revista Móvil.

“Es un sport prototipo que existe por el momento sólo en los planos, un súper auto extremadamente elegante y veloz, con un largo de 5,40 metros, un peso de apenas 900 kg y pensado para que alcance una velocidad superior a los 420 km/h”, dice su creador. “Tiene la ambición no sólo de ganar Le Mans sino también de ser el más elegante de todos los súper deportivos”, agrega.

El número 4 de Móvil está llegando a los kioscos y no sólo por esta nota (humildemente) vale la pena descubrirla. No es una revista de autos, es mucho más que eso y es un orgullo y un placer formar parte de ese dream team. Acá les va un adelanto de la nota y una de las fotos que pueden encontrar en esta entrevista.

Por primera vez, Ditsch accedió a mostrar el diseño de su súper deportivo.

Por primera vez, Ditsch accedió a mostrar el diseño de su súper deportivo.

Nota: por esas casualidades de la vida (si es que existen) la tapa de la revista lleva en tapa un BMW Serie 1 M blanco, igual al que tenía Ditsch el día que lo vi por primera vez.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. Como pintor, es un grande sin dudas. Tuve la oportunidad de hablar cara a cara con el, mas que hablar escucharlo, contar todo lo que hizo en su vida (para que hablar de otra cosa si puedo hablar de mi). Un poco egocéntrico el tipo, pero tiene porque serlo. Ahora, es peronista, y peor todavía, kirschnerita, se me cayo un idolo.