Vantas, la marca que quiere fabricar SUV chinos «casi premium» en EE.UU.

1

SUV de Vantas

«Si yo fuera Hyundai, Kia, Mazda, Volkswagen, Mitsubishi o Nissan, tendría miedo». Lo dice Duke Hale, presidente, director ejecutivo y fundador de HAAH Automotive Holdings.

Con más de 35 años de trayectoria en la importación de vehículos en América del Norte y Europa, este empresario se fijó como próximo objetivo fabricar en EE.UU. una serie de modelos «casi premium», diseñados por Chery y bajo las marcas Vantas y T-GO (léase Tiggo).

«Los vehículos estarán entre un 15 y un 20% por debajo del objetivo de la competencia, tanto para Vantas como para T-GO», anticipa. Hale fue -entre otras cosas- director de operaciones de Isuzu; director ejecutivo de Lotus Cars EE.UU.; vice-presidente de ventas, repuestos y servicio de Volvo, Mazda, Jaguar y Land Rover, y el responsable del relanzamiento de la marca MG en Europa y la marca Lotus en EE.UU.

En febrero de este año, pre-pandemia, HAAH Automotive anunció que lanzaría la marca Vantas en EE.UU. a la que luego sumaría otra que ahora conocemos como T-GO.

Sin embargo, lo de ensamblarlos localmente en ese país para luego venderlos también en Canadá supone dar un paso mucho más arriesgado que importarlos desde China. Pero más acorde a las políticas que impone el presidente Donald Trump, defensor de la industria local y enemigo íntimo del gigante asiático.

SUV Vantas TXL

Vantas TXL.

El empresario le dijo a Automotive News que ambos modelos se fabricarán en un sitio que aún se está buscando, que están en la etapa final de ese proceso y que sería un sitio abandonado para transformarlo en planta de ensamblaje; hay tres lugares candidatos, dos en el sureste y uno en el medio oeste. La idea de HAAH es arrancar con un gran porcentaje de partes importadas y luego ir sustituyéndolas por autopartes fabricadas en EE.UU.

«El acuerdo de Vantas está todo firmado, sellado y entregado; el acuerdo de T-GO está hecho en principio y estamos trabajando en los términos legales. Así que piensen en Vantas como ‘casi premium’ y piensen en T-GO como de mercado masivo», sentenció.

Duke Hale

Duke Hale, presidente de HAAH Automotive.

En paralelo, HAAH está desarrollando su red comercial, animando a los interesados a que ofrezcan las dos marcas con la idea de aumentar el volumen y ofrecer un mejor retorno de la inversión.

Los dos primeros modelos Vantas serán un SUV de tres filas basado en el Exeed VX y un SUV de dos filas basado en el Exeed TXL. También se está evaluando un SUV más chico, el Exeed LX.

Exeed TX

El Exeed LX, que podría venderse con la marca T-GO.

Fechas
El cronograma de HAAH inica que decidirá el sitio de la ensambladora antes de fin de año y que un año después esté todo listo para dar inicio a las operaciones. A su vez, se espera que las primeras unidades de Vantas salgan de la línea para el primer trimestre de 2022, y que en los meses siguientes suceda lo mismo con los T-GO.

HAAH se había planteado importar vehículos chinos de otro fabricante (Zotye) y para eso ha registrado a unos 70 concesionarios con los derechos en unas 115 ubicaciones; la compañía quiere duplicar sus puntos de venta para cuando los primeros vehículos salgan a la venta y, eventualmente, llegar a los 340.

SUV Vantas VX

Vantas VX.

Según Hale hay fondos para llevar adelante este ambicioso plan: «El dinero proviene tanto de los pagos por la franquicia como de inversores externos, tengo un multimillonario en Norteamérica que nos ha comprometido importantes fondos», dijo y aseguró que «ya hemos gastado más de u$s 20 millones sólo para homologar el primer par de modelos».

¿Será dinero tirado en vano o realmente el modelo ensamblador de autos chinos puede llegar a funcionar en suelo estadounidense? Sólo vale recordar que en cuando en 2019 buscó importar Zotye dijo: «Es la marca que probablemente muchas marcas odian, y eso está bien».

.

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos de toda la vida. En 2006 le di forma a este blog. ¿Más datos? Clic en la casita ->