Test de verano de Cosas de Autos: Chevrolet Cruze automático-secuencial, segunda parte

3

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

Tener la posibilidad de probar el Chevrolet Cruze tanto manual como automático-secuencial permite sacar una conclusión más acabada y confirmar algunos conceptos que de lo contrario hubiesen quedado en el terreno de la suposición. Los autos son idénticos, mismo equipamiento, mismo comportamiento, idéntico origen, mismo motor: cuatro cilindros de 1.8 litros ECOTEC, 16 válvulas DOHC, con una potencia máxima de 141 cv @ 6.200 rpm. ¿Qué supone uno a priori? Que es escasa. ¿Qué uso le dará uno al auto? Es un sedán mediano con espacio para cinco pasajeros adultos y buen baúl, por ende la respuesta permite múltiples respuestas: desde el uso cotidiano en ciudad -con uno o dos pasajeros- y hasta salir de viaje con la familia y tomar la ruta. En ambos contextos el Cruze fue probado, en Buenos Aires y en Montevideo, manual y automático, vacío y cargado.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

En ciudad, el comportamiento es bueno, su torque máximo de 176 Nm aparece recién a las 3.800 rpm por lo que su salida “desde abajo”, como se suele decir no es inmediata. No es un auto sumamente ágil pero tampoco se puede afirmar que su andar es “pesado”.

La insonorización del habitáculo es un punto sobre el que los ingenieros de GM hicieron énfasis y que uno puede confirmar: se está más que aislado de los ruidos del exterior y tampoco se percibe ingreso de viento al acelerar. Pero en lo que tiene que ver con el ruido del motor vale decir que regulando no se lo escucha pero pasadas las 3.000 rpm sorprende su rumorosidad. Y acá es una cuestión de gustos ya que habrá quien lo adopte como algo propio de cierta identidad deportiva y a quienes les parezca excesivo (me incluyo en este segundo grupo).

Chevrolet Cruze manual, contacto en Argentina

Como les decía, el haber tenido la chance de comprobar ambas transmisiones permite asegurar que esto de la rumorosidad se percibe con la versión manual y no así con la automática-secuencial. ¿Cómo? Es que esta última se encarga de realizar los cambios a un régimen preciso y nunca forzado, donde no se llega a alcanzar ese “pico” de ruido. Salvo, claro, que uno opte por emplear la opción secuencial y de “estirar” los cambios al máximo régimen posible, adoptando un estilo de conducción más deportiva o ante una maniobra específica. Y ya que hablamos de la caja automática-secuencial es oportuno señalar que su funcionamiento no muestra tironeos ni saltos abruptos y que al momento de los sobrepasos alcanza con pisar el pedal a fondo para encontrar la respuesta buscada sin necesidad de más.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

La sexta le sienta más que bien
Este 1.8 nafta es un motor que -a priori- uno intuye que necesitaría de una caja manual de 6 marchas para viajar más relajado. Y esto se confirma al compararlos: a 130 km/h la caja automática-secuencial en sexta viaja casi a 1.200 rpm menos que el manual en quinta; eso se traduce en menos ruido y menos consumo, y a este punto vamos.

La comparación confirma que quien se sienta al volante (y su tipo de conducción) influye y mucho a la hora de sacar conclusiones y en el consumo se acuerdo a la transmisión permite demostrarlo. Según los datos aportados por la computadora de abordo, el consumo promedio del Cruze LTZ con caja manual de 5 velocidades en uso mixto estuvo en el orden de los 10,7 litros cada 100 km, lo que se presume algo elevado, teniendo en cuenta que en ciudad se ubicó bastante por encima de los 11 litros. En ruta esto disminuyó, ubicándose en el orden de los 8.2 litros cada 100 km. a una velocidad constante de 120 km/h.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

En cambio, la versión el Cruze LTZ con caja automática-secuencial de seis marchas promedió en uso combinado los 9,3 litros cada 100 km mientras que en ciudad -que por lo general es donde un usuario tipo más uso le dará- se ubicó en torno de los 10 litros cada 100 km. Conociendo esto, resultó sumamente placentero -sobre todo para el bolsillo- tomar la ruta Interbalnearia que une Montevideo con los principales puntos turísticos del litoral uruguayo y en sexta marcha setear el control de velocidad crucero a 120 km/h, donde el motor viaja relajado y el consumo disminuye considerablemente. Se disfruta más cuando en Uruguay el precio de la nafta se ubica casi el doble que en Argentina y hay lugares por conocer, amigos por visitar y carnaval por disfrutar.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

Andar deportivo
En lo que tiene que ver con la suspensión, puede afirmarse que el Cruze también se disfruta más en ruta que en ciudad ya que se muestra algo rígida, casi deportiva, y las imperfecciones de las calles de Buenos Aires o Montevideo y alrededores suelen percibirse (nada grave tampoco). Sin embargo, al momento de tomar ruta o autopistas se disfruta con creces, la pisada de los neumáticos Kumho (de origen coreano) 215/50 R17 es muy buena.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

Su comportamiento a alta velocidad es excelente, es un auto previsible y siempre es un plus saber que se cuenta con la asistencia del Control de Tracción y del Control de Estabilidad (con función de desconexión).

Se debe atender al pasar por cunetas pronunciadas o lomos de burro altos ya que el babero delantero suele rozar con el asfalto -incluso a baja velocidad- por lo que se debe prestar atención para no dañar esta protección de color negro que se ubica en el frente del Cruze.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

Los frenos, que son de disco ventilados adelante y de disco sólido atrás, respondieron muy bien sobre todo tipo de superficie, y cuentan con ABS y Distribución Electrónica de Frenado (EBD), y la Asistencia al Frenado de Urgencia (AFU). Al equipamiento de seguridad de esta versión (la más equipada) se le agregan seis airbags: frontales para conductor y acompañante; laterales de cortina y laterales en asientos delanteros.

Un detalle: quien levante el capó del Cruze seguramente quedará sorprendido con el espacio que hay en el vano motor, lo que debe ser todo un placer para los mecánicos que deban meter mano en sus entañas. No es común ver semejante espacio en un auto de esta era, donde todo suele estar comprimido. Este espacio permite ver, por ejemplo, la configuración del chasis y conocer la estructura del Cruze.

En la próxima entrega algunos detalles más y las conclusiones generales de este doble contacto.

Chevrolet Cruze automático contacto en Uruguay

Post relacionado:
Test de verano de Cosas de Autos: Chevrolet Cruze automático-secuencial, primera parte

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. LA verdad que llama la aencion cuando ves pasar un Cruze por la calle, muy lindo auto.
    Felicitaciones por el test y las vacaciones 😀
    Saludos! 😀

  2. Lo mejor hasta la fecha en Peru por el precio y las comodidades que trae este auto, lo probe a mas o menos 4918 msnm y paso como si nada.
    lo recomiendo

  3. Hola, queria saber si la caja secuencial tiene comandos al volante, si el control de traccion/estabilidad y el control de velocidad crucero tambien estan presentes en la version LT y cuales son las caracteristicas de la suspension trasera… es multilink? Es muy molesta (como la del 307) o es mejor?
    Saludos.