Chevrolet le llevó el Volt a la presidenta y le anunció una inversión de $600 millones

3

Estaba previsto que este miércoles por la tarde la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, recibiera la visita en la residencia presidencial de Olivos de autoridades de GM Argentina, quienes le iban a mostrar el Chevrolet Volt. Sin embargo, la sorpresa fue mayor cuando el propio presidente de GM Argentina, Sergio Rocha, fue quien le confirmó a la mandataria una inversión de $600 millones para aumentar la producción en la planta de General Alvear.

Sergio Rocha, Cristina Fernández y el Volt en Olivos.

El incremento de la demanda del Agile por parte de Brasil, así como también de componentes para fabricar la Montana en el país vecino, obligaron a la automotriz a ampliar su capacidad de producción en la planta cercana a Rosario, en donde actualmente se fabrican los modelos Chevrolet Agile y Classic. Esta nueva inversión (prevista para el período 2011-2012) permitirá la generación de más de 600 nuevos puestos de trabajo que se suman a los 3.300 empleos que en forma directa trabajan para la terminal automotriz en el país.

“Gracias a la preferencia de nuestros clientes Chevrolet, estamos produciendo un volumen record en nuestra planta de Rosario y con esta nueva inversión esperamos acompañar el crecimiento del mercado para asegurar la producción de los vehículos que nuestros clientes demandan”, aseguró Rocha.

Cristina Fernández y el Volt en Olivos.

Luego del anuncio, la presidenta tomó contacto con el Volt, el vehículo eléctrico de rango extendido que a partir de este jueves será exhibido en el Salón del Automóvil de Buenos Aires. Cristina se animó a ponerse al volante del auto y se convirtió así en la primera mandataria en conducirlo en Sudamérica.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. Que linda mujer Cristina, lástima esa filosofía para gobernar, si pudiera cambiar y no gobernar con tanto odio, que lindo sería vivir en la Argentina.