Video: se vienen los autos autónomos y Google parece tomar la delantera

2

A esta altura del desarrollo de la tecnología no hablar de autos autónomos puede sonar a un esfuerzo por querer ocultar una revolución que comenzó y que sabemos no se detendrá hasta quitarnos -literalmente- el volante de las manos.

Sí, hay que decirlo, todas (o casi todas) las automotrices están llevando adelante sus propios desarrollos e invirtiendo millones de dólares y horas de trabajo en prototipos de autos que se manejen solos, sin la necesidad de un conductor atento al camino.

¿Cuál es la finalidad? El discurso es siempre el mismo: disminuir los accidentes de tránsito que tienen un alto componente de error humano. La intención es sustituir mediante sensores, cámaras y demás elementos electrónicos lo que el ser humano -mediante sus sentidos y su cerebro- a veces no puede controlar.

Nos lo buscamos, no nos quejemos. Ahí andamos todos, distraídos, pensando en muchas cosas mientras manejamos nuestros autos; chequeando mails, mirando el celular de reojo, hablando por manos libres, cambiando de estación de radio, pidiéndole a los chicos que se queden quietos, buscando una calle en el gps o fumando. Todo eso al mismo tiempo no se puede hacer, por más piloto de Fórmula 1 que nos creamos. Y sobrevienen los accidentes, esos que son evitables, los que no podemos reprocharle a nadie.

Prius con el desarrollo Google Self Driving

No es algo nuevo
A pesar de que todo esto suena a ciencia ficción, la idea de vehículos autónomos tiene casi 90 años. Como bien reseña el número 15 de la revista Móvil -de la cual soy su Supervisor Editorial- los primeros experimentos de automóviles sin conductor se llevaron a cabo en 1925. Por entonces, el ingeniero electrónico Francis Houdina desarrolló un sistema que mediante ondas de radio podía guiar a distancia un automóvil y lo llamó “Linrrican Wonder” -del que no hay registros- y que viajó desde Broadway hasta la Quinta Avenida, en Nueva York.

Años más tarde, en 1939, General Motors presentó su propuesta en la Feria Mundial de la Gran Manzana e invitó a los visitantes que imagine una ruta con autos controlados por radio.

Todo muy lindo y futurista pero quedó en la nada hasta que hace más o menos una década llegó Google con su manía de meterse en todo lo que nos rodea y comenzó a financiar ideas de científicos particulares que participaban de concursos.

Stanley VW Touareg financiado por Google

“Stanley” de 2005, la Touareg financiada por Google y creada por Thrun.

Es el caso de “Stanley”, un Volkswagen Touareg, que en 2005 ganó la Gran Challenge de la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de Defensa (DARPA): una carrera de 212 km en el desierto de Mojave, en California, EE.UU. en la que los autos participantes deben sortear un circuito sin intervención humana, guiados por coordenadas de GPS, cámaras y sensores.

Google financió la idea de su creador Sebastian Thrun, director del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad y se colgó la medalla de haber estado ahí, cuando “Stanley” ganó por haber sido el primer vehículo de la historia en completar el trazado.

Solito y solo
En este tiempo han salido a la luz distintos prototipos de diferentes empresas, y damos por descontado que en los próximos años habrá muchos más. Pero en las últimas horas cobró relevancia el Google Self-Driving Car Project.

Su forma poco ortodoxa y futurista (que nos gusta poco y nada) y que muestra un auto con cara, como si fuera sacado de la película Cars o Wall-E, nos deja bien en claro que hay una idea de auto minimalista más cercano a lo que hubiera creado Steve Jobs que Giorgetto Giugiaro.

Google Self-Driving Car Project

Prototipo del primer Google Self-Driving Car Project.

Google dijo en su comunicado: “Desde que comenzamos el Google Self-Driving Car Project hemos estado trabajando hacia la meta de los vehículos que puedan asumir toda la carga de la conducción. Imagínese: usted puede tomar un paseo en el centro en la hora del almuerzo sin perder 20 minutos para encontrar estacionamiento. Las personas mayores pueden mantener su libertad, incluso si no pueden guarda las llaves de su auto. ¿Y conducir ebrio o distraído? Eso es historia.”

¿Demasido fuerte? Qué tal esto: Estamos explorando qué vehículos totalmente autónomos podrían ser fabricados en base a algunos prototipos; van a ser diseñados para operar con seguridad y sin necesidad de intervención humana. No van a tener un volante, pedal del acelerador o de freno… Porque no los necesitan. Nuestro software y sensores hacen todo el trabajo. Los vehículos serán muy básicos -queremos aprender de ellos y adaptarlos lo más rápido posible- pero lo llevarán a donde usted quiera ir con sólo pulsar un botón. Y eso es un paso importante hacia la mejora de la seguridad vial y la transformación de la movilidad de millones de personas.”

Google insiste en que la seguridad es la causa de esta revolución y lo pone como foco de sus desarrollos. Señala que su prototipo cuenta con sensores que eliminan los puntos ciegos y pueden detectar objetos a una distancia “de más de dos campos de fútbol en todas las direcciones, lo que es especialmente útil en calles muy transitadas con un montón de intersecciones”, y asimismo la velocidad fue limitada a 40 km/h.

Google Self-Driving Car Project

¿Equipamiento? Nada. Consigna que como se trata de una primera aproximación sólo cuenta con dos asientos con sus correspondientes cinturones de seguridad, espacio para las pertenencias de los pasajeros, los botones para arrancar y parar, y una pantalla que muestra la ruta. Es “una primera versión de nuestro prototipo de vehículo, y una representación artística de nuestro vehículo”, argumenta.

Google adelantó que planea fabricar unas 100 unidades de este prototipo que comenzarán a ser probados por las calles de EE.UU. “Si todo va bien, nos gustaría ejecutar un pequeño programa piloto en California en los próximos dos años. Vamos a aprender mucho de esta experiencia, y si la tecnología se desarrolla como esperamos, vamos a trabajar con nuestros socios para llevar esta tecnología al mundo de manera segura.”

Dos años, sí, dicen que en dos años puede estar su creación en las calles. Y de hecho -cabe resaltar- que ya existen permisos de los estados de California, Florida y Nevada para que este tipo de auto pueda circular libremente.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios