La eliminación de impuestos internos a autos de gama media ya es ley

1

Este miércoles, el Senado convirtió en ley el Presupuesto 2018, la reforma tributaria y la prórroga del Impuesto al Cheque, en lo que fue una extensa y acalorada sesión especial. La reforma tributaria, que establece una reducción gradual del impuesto a las Ganancias para empresas y de los aportes patronales, a la vez que grava la renta financiera, eleva los impuestos al cigarrillo, la cerveza y las bebidas azucaradas, fue aprobada con 52 votos afirmativos, 15 negativos y una abstensión.

Delear MINI

Dentro de esta reforma se incluyó la eliminación de impuestos internos para autos y motos de “gama media”, que pasan de estar gravados con 10% a 0%; mientras tanto se resolvió mantener en un 20% para los vehículos, aeronaves, embarcaciones y motos de alta gama. También se eliminó totalmente alícuota para productos electrónicos (era del 17%).

Esta eliminación de impuesto abarca una franja amplia de vehículos en su mayoría importados pero también de producción nacional, cuyo precio mayorista (no final al cliente) se situaba entre los $380 mil y lo $800 mil. Ahora sólo estarán alcanzados, con un 20% de impuestos, aquellos modelos de “alta gama” cuyos precios al concesionario esté por encima de los $800 mil (con precios alrededor de $900 mil al cliente).

¿Esto supone muchos cambios o bajas de precio? No. Es sabido que había muchos modelos “topeados”, que estaban al límite de entrar al impuesto y que tenían un precio pero que los concesionarios cobraban otra parte en concepto de gastos y que elevaban bastante su precio final. Lo que ocurrirá es una suerte de sinceramiento, con nuevas listas que se irán dando a conocer en los próximos días.

Por otro lado, las marcas volverán a ofrecer modelos que tenían en stand by producto del anuncio que había hecho el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne a comienzos de noviembre y que trajo aparejado un “enfriamiento” de los patentamientos; sobre todo fueron afectados los importadores, que venían recuperándose luego de meses con bajos volúmenes de ventas.

El razonamiento es uno solo y simple: los modelos que deberían experimentar cambios en sus precios (algunos más que otros) son los más caros de las marcas generalistas (en su gran mayoría de origen europeo, japonés o estadounidense) y los de gama media-baja de las marcas importadas.

.

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos desde muy chico, en 2006 le di forma a este blog. Si querés saber más sobre mí, hacé clic en la casita ->

Comentarios