Test: Cosas de Autos probó el Kia Rio

4

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

Ya no es novedad que los autos de origen coreano, de cualquier segmento, demuestran estar más que a la altura de los de otras marcas y superando la media de lo que se produce en el Mercosur. Otro exponente de esto es el Kia Rio, modelo del segmento B que acaba de ser lanzado en la Argentina y con el cual tomamos contacto en su versión automática.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

El Rio, que tuvo un paso fugaz y deslucido por nuestro mercado hace unos años, llega ahora exhibiendo el agresivo y ya característico family feeling de los productos diseñados por el alemán Peter Schreyer. Vale aclarar que localmente sólo se lo comercializará en silueta hachtback de cinco puertas, a pesar de que en otros países también llega importado desde Corea en versiones hatch de tres puertas y sedán, bajo el nombre de Rio3, Rio4 y Rio5. Esto se da para evitar la superposición de modelos de cara al arribo de la próxima generación del Cerato.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

La calidad de los interiores es un punto destacado en este Kia, no tanto por la ostentación -que en realidad está más cercana a la sobriedad- sino que resaltan los materiales elegidos y los encastres de plancha, consola central y revestimiento de puertas. Algo similar ocurre con los tapizados y el volante forrado en cuero y de muy buen grip con funciones para controlar velocidad crucero, la telefonía celular vía Bluetooth y el equipo de audio.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

Precisamente éste último es uno de los puntos “flacos” del Rio, por tratarse de un equipo de buena calidad de sonido pero de diseño anticuado y que carece de otras funcionalidades ya presentes en modelos de la competencia como pantalla touch o navegador. En tanto, los mandos del aire acondicionado, calefacción y desempañador presentan un particular diseño de botonera tipo tecla colgante.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

El resto del equipamiento es completo: sensor crepuscular para el encendido automático de luces, instrumental de aguja bien claro, computadora de a bordo, comandos de cierre centralizado, apoyabrazos central con compartimento de objetos, espejos eléctricos y alza-cristales ubicados en la puerta delantera izquierda, al alcance de la mano pero sólo con one touch para la ventanilla del conductor.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

Otros destacados tienen que ver con el techo solar eléctrico corredizo y pivotante, la guantera refrigerada, luces de cortesía de techo para conductor y pasajero y el neumático de auxilio es homogéneo en medida con idéntica llanta de aleación.

Mientras que en el debe marcamos cierre automático de puertas (ni con el contacto ni en velocidad), sensor de estacionamiento trasero (puede que en 2014 lo incorpore), el tercer apoyacabezas y el cinturón de tres puntos para la plaza central trasera (de muy reducido tamaño) y la apertura del baúl desde el interior (sí desde el control remoto).

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

La posición de manejo es muy buena con butacas que son más confortables de lo que aparentan a simple vista, dotadas de una excelente sujeción lateral (casi deportiva) y regulación en altura, que se complementa con doble regulación en la columna de dirección (altura y profundidad). La visibilidad hacia atrás es limitada producto de una luneta chica y con una caída pronunciada y se compensa con los generosos espejos retrovisores.

En las plazas traseras, en tanto, el cojín del asiento es profundo de manera de permitir una cómoda posición para pasajeros adultos, con espacio para las piernas y suficiente altura al techo, e inclusive ni siquiera hace falta levantar los apoyacabezas.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

La capacidad del baúl es adecuada, de 288 litros, con una boca amplia y buena distancia entre pasaruedas, piso plano y ampliable hasta los 923 litros abatiendo el respaldo del asiento trasero.

Al volante
El Rio tiene un buen confort de marcha donde sobresale la dirección asistida eléctricamente, con un motor de andar sereno que prácticamente no se escucha y con suspensiones algo rígidas para nuestras calles; los neumáticos son de muy buena calidad: Khumo coreanos en medida 185/65R15.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

La caja, a pesar de ser de sólo cuatro velocidades, demuestra un correcto escalonamiento para su uso en el tránsito urbano pero resulta “corta” en ruta en concordancia con el torque máximo que se ubica a las 4.200 rpm. De todos modos el pasaje de marchas es casi imperceptible, mejor que el de otras transmisiones similares de la competencia en las que se perciben tironeos.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

El consumo a 120 km/h se mostró en el orden de los 7,8 l/100 km girando a unas 3.200 rpm mientras que a 100 km/h dio 5.7 l/100 km, a un régimen de 2.800 rpm, cifras buenas para el porte de este modelo y que intuimos podrían ser mejores con una caja con más relaciones. Cabe mencionar que mediante la activación de la función Eco (un botón en el volante), el sistema indica -mediante una luz verde al costado derecho del medidor de combustible- cuándo uno está acelerando más de la cuenta o el momento preciso para hacer un cambio (si está en modo secuencial).

El equipamiento de seguridad es aceptable e incluye frenos de disco en las cuatro ruedas (punto a favor) con ABS que responden con distancias lógicas, doble airbag frontal, ganchos ISOFIX para sillas de niños y faros antibiebla delanteros.

Por ofrecerlo en otros mercados (y porque rivales de segmento y precio ya lo hacen) le exigimos el Control de Estabilidad y/o algún que otro airbag más como para elevar el posicionamiento de este importado con precio fijado en dólares.

Test del Kia Rio - Foto: Cosas de Autos

Conclusión
El Rio tiene más pro que contras, comenzando por su diseño moderno, su calidad y su garantía imbatible. Forma parte del portfolio de una marca que apuesta fuerte y que -a pesar de la coyuntura- está creciendo en el país. Su configuración exhibe algún faltante respecto de sus competidores y eso le puede jugar en contra en un momento en el cual un equipo multimedia, un gps o un airbag más puede decidir una compra.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios