Argentina: importadores advierten “consecuencias irreversibles” de aplicarse el impuestazo

1

La Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA) dio a conocer en la tarde de este miércoles un comunicado oficial que expresa su preocupación y “consecuencias negativas” e “irreversibles” ante la posible aprobación “sin modificaciones” por parte del Congreso Nacional del aumento de la alícuota a vehículos 0 km que cuyo valor -sin impuestos- se mayor a $170 mil (ver nota).

Otros tiempos: Scalise, titular de CIDOA, y otros miembros de la Cámara dialogando con la ministra de Industria Débora Giorgi.

Otros tiempos: Scalise, titular de CIDOA, y otros miembros de la Cámara dialogando con la ministra de Industria Débora Giorgi.

En su extenso documento, CIDOA remarca que “durante los últimos 6 años el impuesto interno pasó de afectar a vehículos en el rango de gama media/alta de u$s 50.000-80.000 (por eso fue inicialmente referido como impuesto a los autos “de lujo”) a vehículos de u$s 35.000 a noviembre 2013 ($150.000 de base imponible) que son vehículos de gama media que, debido a la carga impositiva, equivalen a vehículos económicos de u$s 17.000-20.000 en mercados como el de USA, Chile o Europa”.

En este sentido señal que “no parece adecuado hablar hoy de bienes suntuarios o vehículos de lujo para denominar automóviles que se encuentra dentro de este rango de precios”.

Qué dice CIDOA que pasaría si se aprueba
CIDOA, que representa a las marcas Alfa Romeo, BMW, Chrysler, Hyundai, Jaguar, Kia, Land Rover, Mack, Mitsubishi, Renault Trucks, Subaru, Ssangyong, Volvo y Volvo Trucks, enfatiza una serie de “hechos puntuales que se darían si se promulga este proyecto del aumento al 50%”:

-La alícuota del impuesto a los automóviles aumenta un 500% (de 10% a 50%) mientras que la tasa efectiva sube al 100%. La alícuota adicional para vehículos diesel se baja del 12,5% al 10%.

El aumento previsto de los precios públicos de los autos que hoy no pagan dicho impuesto sería aproximadamente del 80% para todos los vehículos que no pagaban y lo tienen que pagar y aún mayor para los diesel (cerca del 95%).

-Para los que ya pagaban internos (no diesel), el aumento al público seria de un 65% a un 70%.

Stand de BMW en Pinamar.

Por el lado de los “efectos esperables” si se da la aplicación del proyecto de la modificación de la ley de impuestos internos, la Cámara de importadores puntualiza:

Aumento de más del 80% del precio al público de una gama media de productos como los SUV’s medianos (CRV, RAV4, Tucson, Sportage, Forester, Outlander) que son el eslabón siguiente a los SUV regionales de entrada de gama como son las Ecosport, Tracker, Duster. Lo mismo pasa para el segmento de hatchback y sedanes medianos y los mediano-grandes donde no existe la producción regional. Es decir, que a dichos modelos se los aleja en más de un 80% en precio de sus competidores de segmentos inferiores con los que ya tenían cierta distancia por pagar impuestos de extrazona (35,5% sobre CIF).

-En la práctica del corto y mediano plazo desaparición de segmentos intermedios de producto. Se produce un salto de aprox. $200.000 entre dos modelos similares lo que provocaría una notable caída de ventas de dichos productos. Habría además un abismo donde no existen productos entre u$s 38.000 y los u$s 68.400 ($232.000 y $395.000) lo que constituye una distorsión notable.

-Concesionarios: caída notable de ventas, sobre todo de los concesionarios de ciertas marcas que se especializan en los segmentos afectados por el impuesto. Pérdida económica y posibles despidos en empresas argentinas que apuestan al país con inversiones constantes en sus locales y capacitación de sus empleados. Problemas con las operaciones de venta en trámite.

-Distribuidores: caída de ventas, pérdidas económicas y disminución del negocio proyectado en base a inversiones programadas y planes de negocio en curso. Incertidumbre en cuanto a las operaciones ya pactadas con la casa matriz y su imposibilidad de venta debido a la aplicación de esta alícuota. Eliminación de modelos vitales de sus líneas de producto, sobre todo los SUV’s y sedanes mediano-grandes.

-Caída de la recaudación por baja de ventas del segmento intermedio que es uno de los de más volumen de los importados extrazona. Lo recaudado por el impuesto no compensaría la caída de ventas de vehículos que hoy ya pagan casi el 100% de su valor FOB en impuestos.

-Daño al trabajo: peligran numerosos puestos de trabajo en distribuidores, concesionarios y todo tipo de proveedores (agencias de publicidad, gestores, empresas de informática, empresas de contaduría, etc.)

“De avanzar este proyecto sin modificaciones se estaría poniendo en riesgo la estabilidad de miles de puestos de trabajo”, señala el comunicado de CIDOA y agrega que esta entidad “ha recibido la preocupación de sus asociados y redes de concesionarios y talleres autorizados sobre el tema de referencia”.

Stand de Jeep en Pinamar.

Sugerencias de cambios
Asimismo, CIDOA le propuso al gobierno nacional, mediante una carta remitida en el día de la fecha, una serie de modificaciones:

El proyecto tal cual fue remitido al parlamento provocará en la mayoría de nuestros asociados graves perjuicios económicos con sus consiguientes pérdidas de puestos trabajo por lo que sugerimos respetuosamente tener en cuenta las siguientes posibles modificaciones:

-Incrementar el valor de la base imponible.
-Escalonamiento: establecer escalas progresivas que permitan que la alícuota sea diferenciada de acuerdo al valor del vehículo.
-Actualización de dichas escalas teniendo en consideración el tipo de cambio con ajuste mensual o trimestral.
-Aplicación de este tributo a impuestos nacionales como, por ejemplo, impuesto a las ganancias.
-Revisar metodología de cálculo del anticipo de impuestos internos en aduana.
-Eximir de la aplicación de esta nueva alícuota a la mercadería que se encuentre:
Con DJAI aprobada.
En puerto o navegando.
Con carta de crédito abierta.
Mercadería pagada antes de la fecha de la ley.

Por último, y para enfatizar su postura, la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores decidió incluir un apartado a modo de “aclaraciones sobre el impuesto” que señala:

-Impuesto al “lujo” o a la “alta gama” o “productos suntuarios”: no sólo a afecta a autos de lujo (minoría) sino también a una franja media de productos (mayoría).

-“Nuevo impuesto”: en realidad el impuesto ya existe y lo que se modifica es la base imponible y las alícuotas.

-“Los importados saldrán un 50% más”: realmente el impacto en el precio se estima en más de un 80% debido a la naturaleza de los impuestos internos donde el impuesto interno integra su propia base imponible y la tasa efectiva es del 100%.

-“Se pagará los importados a un dólar de 8 pesos”: el precio del dólar sería el actual más un mínimo de 80%, es decir, 6,1 x 1,80 = 11 pesos, y seguirá subiendo a medida que el dólar oficial aumente.

-“Afecta a pocos modelos, afecta a pocos autos”: en realidad afecta a toda una gama intermedia de vehículos que hace que exista cierta competencia en el mercado y en su gran mayoría NO TIENEN SUSTITUTOS DE PRODUCCION LOCAL. Afecta muchísimo a ciertas marcas y concesionarios que están especializados en esta gama y podrían ser obligados a cerrar sus negocios.

Stand de Subaru en Pinamar.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios