Cine: aunque no te gusten los autos tenés que ir a ver “Rush”

0

Cine: crítica de Rush

Nos la pasamos hablando, viendo y escribiendo todo el tiempo de autos. De calle y de carrera. Vemos películas, programas de TV, documentales, videos virales y comerciales de todo tipo. Pero aún así, por suerte, todavía nos sorprendemos gratamente. Anoche, gracias a la invitación de Goodyear Argentina, estuvimos en la avant-première de “Rush, pasión y gloria”, que se estrena este 31 de octubre en los cines argentinos.

Cuando leí por primera vez acerca de “Rush”, busqué y encontré la entrevista a su director, Ron Howard, que le hizo el sitio de Formula1.com y la publiqué acá. Allí, el ganador del Oscar por “Una Mente Brillante”, contaba apenas una parte de lo que finalmente logró.

Escena de Rush

Howard trabajando frente al auto de Hunt (Chris Hemsworth).

Por entonces, reconozco que era escéptico con lo que podría ser un film muy pretencioso, o que no se ajustara a la realidad con tal de ganarse a los estadounidenses. Sin embargo Howard, a pesar de haber nacido en EE.UU., hizo una película apta no sólo para un público de cualquier nacionalidad sino que incluso resulta atrapante para quienes no gustan de los autos o jamás vieron una carrera.

Así la vio Cosas de Autos
Fui acompañado de mi esposa quien, vale aclarar, conocía poco y nada acerca de Niki Lauda y nunca antes había escuchado nombrar a James Hunt. En la previa, la subestimé tanto a ella como a la película, y temí que se aburriera. Nada de eso pasó, ni con mi esposa ni con las decenas de personas que coparon la sala y no dudaron en aplaudir al cabo de las dos horas de relato.

La lucha por el campeonato de 1976 de la Fórmula 1 entre el austríaco y el inglés es el centro de la historia. Pero aparecen también en juego los miedos, los egos y las presiones de dos personajes que sintieron el deporte y eligieron vivir de diferente manera. O de modos opuestos, si cabe.

Era de esperar que mi mujer me tomara la mano al ver una escena de sangre, o que cerrara los ojos al ver la dura que fue la recuperación de Lauda, tras el accidente que le desfiguró el rostro. Sin embargo, no esperaba que ella me apretara el brazo cuando en la pantalla el piloto de Ferrari aceleraba a fondo intentado superar a un rival en su regreso a las pistas. O ver que se emocionara con el dramático triunfo de Hunt.

Howard cuidó de los detalles y eso se valora mucho cuando se trata de algo que muchos vimos, aunque sea en fragmentos, como la tipografía del videograph que marcaba los puntos del campeonato, las repeticiones (con imágenes reales) en blanco y negro de los accidentes en los televisores y el sonido de los motores V12. Ni que hablar de la caracterizaciones (¡Daniel Brühl es igual a Lauda!).

Escena de Rush

No hay golpes bajos, no hay baches, la tensión no cede. Y aunque uno sepa todo el tiempo lo que va a pasar, está expectante al igual que aquel que no tiene idea de lo que pasó o si alguna vez existieron esos tipos de apellidos raros como Scheckter, Ickx o Regazzoni, que se jugaban la vida cada fin de semana en “ataúdes” con ruedas.

Así que usted señor, deje de lado sus prejuicios y lleve a su esposa al cine. O usted señora, anímese a invitar a su marido a ver “una de acción”, que quizás esta vez los dos se lleven una grata sorpresa, como me paso a mí.

Entrevista a Daniel Brühl (Lauda) en español

Reflexiones
Reflexión 1: quizás esta película sirva para tomar relevancia de la importante carrera deportiva del argentino Carlos Reutemann, quien no sólo “sobrevivió” corriendo durante una década (1972 a 1982) en la Fórmula 1 sino que además lo hizo de manera muy destacable, ganando 12 carreras y obteniendo un subcampeonato.

Reflexión 2: qué difícil es, para quienes crecimos viendo la Fórmula 1 que muestra Rush, conformarnos con la Fórmula 1 de estos días. Y cómo uno entiende el diálogo en el que Hunt le dice a Lauda: “No seas tan profesional, le haces mal al deporte”.

Lauda y Hunt

Los verdaderos protagonistas: Lauda y Hunt.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->