Cosas de Autos en la función privada de “La Leyenda”

9

La Leyenda

Y sí, qué le vamos a hacer. La película “La Leyenda” producida por General Motors (a un costo aprobado pre crisis de u$s 3 millones) se estrena el 19 de noviembre, pero Cosas de Autos Blog ya la vio en una función privada. Gracias a la invitación de la gente de Pampa Films, hace unos días me senté en una cómoda butaca ochentosa de una minisala de United International Pictures, y me relajé para ver con qué me podía encontrar después de que el trailer no me dijera mucho. Y voy a empezar por el final: el producto final se lleva un aprobado: 6 bujías.

No les voy a contar la trama, aunque ya todos saben que los protagonistas, Juan Manuel Migliardi (Pablo Rago, un piloto treintañero que no tuvo éxito) y Lucas Vallejos, (Benjamín Rojas un joven piloto en ascenso) se disputan un lugar en el Equipo Chevrolet de TC 2000, que salió campeón pero al que se le fueron los pilotos (cualquier similitud con la realidad no es mera coincidencia).
El experimentado actor Luis Luque (Germán) encarna al padre de Rojas, a quien no le importa cómo, pero quiere que su hijo triunfe y sea el campeón. Y en el medio de esta lucha está la jefa de equipo, la monísima Bea Ulloa (Leonora Balcarce), quien además es ex novia de Rojas e hija de un ídolo del automovilismo llamado Luis (saludo a los Di Palma). Bea es la que decide, en conjunto con su asesor Elvio Roncoso (Carlos Belloso), la suerte de los pilotos seleccionados. Está más que claro que hay dos butacas y finalmente son para Migliardi y Vallejos, y a pesar de no se soportan tienen que convivir en el mismo equipo y hacer lo posible para ganar el campeonato, mientras que fuera de las pistas también pelean por el amor de Bea.
Coco Mazzarello es el mejor amigo del personaje de Rago y, como no puede ser de otra forma, es quien hace todos los gags. “¿Cómo anda el Meteoro de las pampas?”, le pregunta a Migliardi antes de correr una picada. Genial.

Decir que la película está llena de guiños a “Meteoro”, “Rápido y Furioso”, “Driven”, “Miami Vice” y “Días de Trueno” es una obviedad, ya que el propio director Sebastián Pivotto, reconoció en su momento que se inspiró en ellas para lograr una película de género. Entonces no es extraño verlo a Migliardi de espaldas en un vestuario, con el antiflama puesto, golpeando el piso con un pie derecho en señal de nerviosismo, tal como ocurre en el film de los Wachowski. O ver efectos hechos por computadora similares a los de otras películas que exageran el paso de los autos y generan la sensación de movimiento en la cámara. Alguien los usó antes, acá se tomaron y está bien puestos. O que la película se inicie con un sobrevuelo al mar celeste de Punta del Este e inevitablemente nos traiga a la memoria la presentación de División Miami.

La primera parte de la película, filmada gran parte de noche, está muy bien lograda. Todo transcurre en el ambiente de las picadas legales y la ambientación genera una sensación muy interesante, con dos Corvette Stingray corriendo en la picada final. Luego, todo lo que tiene que ver con el mundo del TC 2000 fue logrado con bastante verosimilitud ya que se filmaron carreras de las temporadas 2007 y 2008 (incluida la nocturna de Santa Fe), y se las fusionaron con la ficción, filmada en Villa Carlos Paz, Alta Gracia y Balcarce.

Hilando fino
Se puede decir que al ojo de cualquier espectador, la} hora y media de acción de “La Leyenda” entretiene de principio a fin. Pero quien sabe un poco más de autos o tiene un conocimiento por encima de la media acerca del TC 2000 no dejará pasar algunos detalles (sobre todo en los diez minutos finales). Migliardi, por ejemplo, pierde su Corvette porque el padre de Vallejos le mandó a cortar una manguera de combustible. Entonces, ¿por qué le sale humo del motor como si se le hubiera fundido?
Sin dudas, la “licencia” más importante que se tomaron los realizadores es haber hecho que los pilotos puedan hablar entre sí por los intercomunicadores, como si se tratara, de pilotos de avión. Y tampoco ayuda la frialdad con la que la jefa de equipo les da indicaciones por radio en situaciones de riesgo. Lo más flojo está centrado en la carrera definitoria, donde en un par de escenas no coincide el auto que está corriendo con el que el equipo está siguiendo en los monitores o, por ejemplo, el Renault Mégane del puntero (que es el “malo”, guiño para Matías Rossi) en ocasiones luce el número 1 y en otras el 2, producto de que las imágenes son reales y fueron extraidas de diferentes competencias. También, y es algo muy evidente para quien conoce los autos de la categoría, los productores utilizaron dos autos del viejo Top Race (con los guardabarros ensanchados) para simular un despiste que en nunca existió en la realidad.
¿Y la famosa escena del vuelco de un Astra de calle en Balcarce que había trascendido? No fue incluida finalmente en la película.
El desenlace de la competencia final tiene un ingrediente extra en la última vuelta, una cuota de romanticismo (en este caso por la lucha justa entre los hombres) que a alguno le hará ruido. Obviamente hay un ganador y hay un perdedor, obviamente el campeonato queda en manos de uno de los pilotos de Chevrolet. Y obviamente, uno de los dos se queda con la chica. ¿El que gana se gana todo o hay lugar para la sorpresa?

Buena expectativa
La función privada de la que participé correspondía a exhibidores, por lo tanto a la gente que ve todo el tiempo todo lo que se estrena y que decide en cuántas y en cuáles salas se estrenará. Todos los presentes coincidieron con un aprobado y hasta se animaron en decir que tendrá muy buena aceptación. Alguno que otro se mostró gratamente sorprendido y esto significa que en las boleterías estarán agradecidos. “Creo que unos 150 mil espectadores sería una buena cantidad de público para la situación que se vive hoy”, me dijo uno de los presentes.
“La Leyenda” tiene 47 copias que desde el miércoles 19 (sí, miércoles para ganar un día más y porque esa semana no se estrena nada fuerte) se distribuirán en Capital, GBA, Rosario, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Salta, Neuquén, San Luis y San Juan. No es casual, el automovilismo atrae mucho en el interior.

Trailer de “La Leyenda”

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. Aparece algun auto que no sea chevrolet?………con tal de que no sea una propaganda de 1 hora y media me conformo.

    salu2

  2. Nogard, olvidé omitir ese dato, gracias por darme la chance: aparecen todos los autos del TC 2000, las promotoras, mucha presencia de marca de Renault, Ford y Honda.- Y si ves en el afiche, hasta se ve un Mustang y una par de autos de TC 2000 de otras marcas con sus correspondientes publicidades.
    Todo transcurre en el seno del equipo Chevrolet pero en el contexto de la categoría, no hay alteraciones en ese sentido. Destacable.

  3. mmmmmmmmmm pinta que va a ser como todo producto de Chevrolet, o sea medio pelo jajaja
    PD: que garra le pusiste al resumen Meteoro, te mereces un aplauso jaja

  4. Muy bueno el resumen de la película, tengo ganas de ir a verla, voy a ver si voy el día del estreno o el sábdo siguiente, parece que promete, que está bien filmada. Es como “jolibudense”, jajaja, no nos guiemos por el prejuicio “uh, pero es argentna” desmerciendola y ¡vayamos al cine!.

    Saludos, Ignacio.
    http://ar.geocities.com/imanchad

    PD: Meteoro, copié esta nota y la puse en mi web porque me pareció muy interesante, obviamente citando la fuente y quien la escribió. Un intercambio “blogger” espero que no moleste, saludos.

  5. no lo pienso ir a ver, menos siendo fanatico de renault, pedo ver todas las peliculas que nombras y de seguro voy a enctrar mas accion, calidad y todo que esta pelicula.

    pd, me recuerda a carola casini…

  6. Meteoro, me podes decir en que parte de Alta Gracia se filmó la pelicula La leyenda y que parte de la pelicula. Soy de Alta Gracia y no me había enterado. Gracias.

  7. En el autódromo de Alta Gracia, Silvina.
    Después no sé si en algún lugar más de la ciudad. Obvio que también en Villa Carlos Paz, donde está la sede del equipo Pro Racing.

    Saludos.