El futuro de Opel se decide esta semana y Fiat, que no es favorito, se juega su chance

1

La canciller alemana Angela Merkel y Opel.

El CEO del grupo italiano Fiat SpA, Sergio Marchionne, se reunirá este martes con la jefa de gobierno alemán, Angela Merkel (foto), para tratar de conseguir el guiño oficial que necesita para quedarse con Opel en una semana clave, ya que se estima que el miércoles por la noche se decidirá el futuro de la marca perteneciente a General Motors Corp.
Este encuentro entre el empresario y la funcionaria se da un día después de que la propia Merkel declarara en conferencia de prensa que dependerá de GM elegir el inversionista mientras que su gobierno decidirá si da o no su apoyo y cuáles serán las condiciones para hacerlo. “Lo que tratamos de evitar es que se termine en una situación en la cual acabemos siendo prácticamente apéndices de posibles procedimientos del capí­tulo 11 (la ley de protección por bancarrotas) o algo similar”, advirtió Merkel pensando en que GM pueda decida entrar en bancarrota el próximo 1 de junio. “El interés alemán busca que se concrete una separación y los aspectos legales antes de eso”, agregó la canciller.
Marchionne, además, se entrevistará con el ministro de economía alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, y estará acompañado del vicepresidente de Fiat, John Elkann, nieto de Giovanni Agnelli.
Los otros dos interesados en quedarse con Opel son el consorcio canadiense Magna International Inc., fabricante de repuestos, aliado del banco estatal ruso Sberbank y la firma belga RHJ International S.A.

magna

Magna corre con ventaja
Según el diario The Wall Street Journal, el favorito a quedarse con Adam Opel GmbH (tal el verdadero nombre de la empresa) es Magna en virtud de lo expresado por sindicalistas de Opel y varios políticos, “quienes están compitiendo por verse como los defensores de empleos alemanes con miras a las elecciones de septiembre”, señala el artículo.
La propuesta de Magna incluye comprar Opel, Vauxhall (la filial británcia de GM) y los activos de GM en Rusia, así como formar una alianza de producción con la automotriz rusa OAO GAZ.
Según indica Magna en su sitio web, “la oferta contempla una inversión total por Magna y Sberbank de 700 millones de euros, una parte de la cual sería garantizado por el gobierno alemán. En virtud de la oferta, la propuesta contempla los siguientes porcentajes en Opel: General Motors 35%; Sberbank 35%; Magna 20%, y los empleados de Opel 10%”.
En cambio, Fiat pretende quedarse con Opel, Vauxhall y las operaciones de GM en América Latina, algo que en Detroit no está bien visto y que a quienes estamos en estas latitudes nos parecía disparatado desde un primer momento. Pero negocios son negocios, habrá que esperar.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios