Toyota se enfrenta a una inesperada crisis por una falla en algunos de sus modelos; masivo recall

6

Una imagen de la alfombra de un Toyota haciendo tope con el acelerador.

Nadie hubiese imaginado que dos años después de convertirse en el primer fabricante de autos del mundo, Toyota se enfrentara a una crisis de imagen que puede poner en jaque no sólo su liderazgo sino también la confianza de sus consumidores en Estados Unidos, su principal mercado. La marca japonesa detectó a fin del año pasado que la alfombra de goma (suena increíble pero es así) que cubre el piso puede trabarse con el pedal y dejarlo acelerado a fondo. A esto ahora le suma una falla en alguna de las piezas del acelerador de varios modelos comercializados a nivel global, que por desgaste prematuro también podrían provocar un accidente.
Esto derivó en un mega recall a nivel mundial, con llamados a más de 4,5 millones de unidades en EE.UU. y Europa y que tiene consecuencias y repercusiones día tras día.
En una medidas sin precedentes, la producción de algunos modelos se detuvo en varias plantas de América del Norte, así como la comercialización en los concesionarios de varios modelos, lo que genera millonarias pérdidas.

Todo esto suena muy lejano desde acá abajo, en el Mercosur, donde la marca se afianza (gracias a las ventas en Brasil) con apenas dos productos como son el sedán Corolla (de fabricación brasileña) y la pick-up Hilux (producida en la Argentina).

El gráfico emitido por Toyota que muestra la falla y el arreglo.

Repercusiones
Aunque parezca un problema menor, es sabido que en EE.UU. la ley es rigurosa y se hace valer por lo que la producción y venta de los modelos Toyota involucrados en este escándalo (Avalon, Camry, Corolla, Highlander, Matrix, RAV4, Sequoia y Tundra) se detuvo. Además, se llama a revisión a 2,3 millones de unidades que circulan por las calles estadounidenses para hacer los cambios pertinentes y evitar sufrir posibles accidentes; los modelos y años de fabricación de los vehículos involucrados son: Avalon (2005-2010); RAV4 (2009-2010); Camry (2007-2010); Sequoia (2008-2010); Corolla (2009-2010); Tacoma (2005-2010); Highlander (2008-2010); Tundra (2007-2010); Matrix (2009-2010); Venza (2009-2010) y Prius (2004-2009). Se trabaja las 24 hs. para poder atender la demanda y devolver los vehículos lo antes posible a sus dueños.
El recall también salpicó en menor medida a General Motors, ya que el Pontiac Vibe (la versión de GM del Toyota Matrix). La filial china de Ford, en tanto, detuvo la producción del modelo Transit debido a que comparte el mismo proveedor de piezas defectuosas como es CTS Corp. y por eso inició una investigación para saber si hay posibilidades de padecer problemas similares de desgaste en un futuro.

Planta de Toyota en Canadá

Pérdidas millonarias y fuerte inversión publicitaria
Se estima que Toyota perderá unos u$s 400 millones por semana mientras se mantengan suspendidas las ventas y la producción, según IHS Global Insight y TrueCar, dos firmas de investigación de la industria, ya que la marca nipona vende un promedio de 20.000 unidades por semana, a un precio promedio de u$s 20.000. Además, los vehículos afectados conforman el 57% de las ventas de la marca en EE.UU.

Para tratar de llevar calma a sus clientes y recuperar su confianza, Toyota salió fuertemente a copar los medios con publicidades de página completa en los principales 20 diarios de EE.UU., a pesar de que en 2009 decidió bajar un 20% su presupuesto en este rubro. Mientras se esperan más acciones de este tipo, el propio Jim Lentz, presidente y CEO de Toyota en EE.UU. salió a dar la cara ante los clientes de una marca que se convirtió en líder en país ajeno a fuerza de productos de calidad.

Jim Lentz, presidente y CEO de Toyota en EE.UU. habla del recall

Un momento histórico
Para Peter DeLorenzo, publicista y autor del libro “The United States of Toyota”, esto es “devastador” para la compañía japonesa y según su opinión “estamos en un momento crucial de la historia automotriz”. “Toyota se había convertido en una automotriz a prueba de balas, pero su imagen acaba de ser manchada en forma permanente”, agregó el autor del blog Autoextremist.
Mientras el número uno trata de salir a flote de esta situación lo antes posible, el resto de las marcas (sobre todo GM y Ford) se preparan para sacar provecho de una oportunidad que hace meses, en plena crisis ni se imaginaban. La caída de uno puede significar el resurgir del otro. ¿Podrá Toyota recomponerse a tiempo y salir airosa de este maltrago?

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. yo digo que esto es una trampa de los estados unidos de norte america osea de los pinches gringos por que ford y chevrolet ya nadien los compra y quieren chingar a toyota

  2. Yo pienso que como mercadologos tienen que analizar que estrategia de promocion o relanzamiento de marca deben hacer, ya que la marca podria estar en ciclo de declive por un error que ha costado millone de millones.