#Test: Cosas de Autos probó el Ford Ka SEL

0

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Se hizo esperar más de la cuenta pero el modelo que completó la renovación integral de Ford, finalmente desembarcó en la Argentina. La promesa se había hecho hace algunos años y decía que la marca se comprometía a vender en Argentina todo su lineup basado en plataformas globales. Y con el arribo del Nuevo Ka, cumplió.

De aquel primer Ka diseñado por Pininfarina, así como del rediseño intermedio lanzado en el Mercosur en 2008, sólo quedó el nombre. Esta es una propuesta totalmente diferente, más moderna, segura y tecnológica. Pero fundamentalmente también es más grande ya que creció 21 cm de largo (mide 3.886 mm contra los 3.677 mm del modelo de 1996) y 5 cm respecto de su predecesor (que ostentaba 3.836 mm).

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Es 5 cm más largo que la generación anterior y creció 21 cm a lo largo de su historia.

A bordo
Considerando el segmento en el cual compite, donde las marcas suelen tomarse algunas licencias, lo primero a resaltar es la buena calidad general del interior del Nuevo Ka. No hay Piano Black tan de moda por estos tiempos, pero de todos modos los materiales elegidos están muy bien, con encastres correctos y sin ruidos.

Lo que sí no llamó la atención fue el volante, en plástico brilloso con detalles en gris mate y muy buen grip, que parece pertenecer a un Mondeo de una década atrás, algo que puede interpretarse como positivo tratándose de un Ka.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

La información proporcionada desde el instrumental es completa gracias a la computadora de abordo y los relojes (de tamaño reducido); esto se complementa con el sistema de conectividad SYNC de primera generación que responde a comandos de voz. Su gráfica nos parece anticuada comparada con la evolución que tuvo este sistema en otros modelos pero (reiteramos) tratándose de un modelo de entrada de gama, no está nada mal.

En cuando al resto del equipamiento cabe mencionar que cuenta con aire acondicionado, alza-cristales en las cuatro puertas pero sólo con one touch en la del conductor, apertura de la tapa del depósito de combustible desde el interior, cierre centralizado y apertura del baúl desde el interior y desde el control remoto, toma de 12V, puerto USB, entrada auxiliar y múltiples porta-objetos.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Entre los faltantes destacamos en primer lugar la ausencia de regulación eléctrica de espejos retrovisores; ya no recordamos cuánto hace que no nos topábamos con algo así y contrasta con el resto de la propuesta de Ford. A esto le sumamos que no cuenta con tercer apoya-cabezas ni cinturón de tres puntos en la plaza trasera central (algo que en Brasil ya se ha agregado y que no tardaría en llegar a nuestro país).

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Continuando con el detalle de la seguridad, ofrece frenos de disco (sólo delanteros) con ABS y EBD, doble airbag frontal, luces de conducción diurna, faros anti-niebla delanteros y ganchos ISOFIX para sillas de niños.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Frenos traseros a tambor, un punto mejorable.

Pero lo más importante es que Ford decidió que, al menos para esta versión que probamos, la SEL también incorpore Control Electrónico de Estabilidad, Control de Tracción y Asistente al Arranque en Pendientes, tres ítems del que carecen sus rivales de segmento.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Este Nuevo Ka llega únicamente en carrocería hatchback de cinco puertas ya que no existe la de tres puertas y a que Ford decidió no traer al país la versión sedán. Dicho esto, cabe mencionar que la habitabilidad trasera permite que dos adultos menores a 1.80 m viajen cómodos, con el espacio justo para piernas, hombros y cabeza.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

El baúl permite alojar carga por un volumen de hasta 257 litros, lo cual lo ubica en igualdad de condiciones de otros competidores (como el Toyota Etios, con 270 litros).

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Por debajo de su piso sorprende -algo propio de esta versión SEL- la ausencia de un auxilio homogéneo; en su lugar se guarda un neumático Pirelli Cinturato P1 de 14″ con llanta de chapa, en reemplazo de las Cinturato P7 195/55 R15 con llantas de aleación que monta.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Auxilio temporal, algo no esperado en este segmento.

Al volante
La visibilidad hacia atrás es algo justa (debido a la presencia de la tercera luz de stop) y los espejos retrovisores son de tamaño algo reducido, pero de ninguna manera se complica el manejo. La posición de conducción se puede ajustar gracias a que la butaca ofrece regulación en altura así como la columna de dirección (no en profundidad, lamentablemente).

Respecto del motor Sigma de 1.5 litros y 105 CV no es un sí mismo un grito de modernidad y a decir verdad nos hubiese encantado tener por estas tierras la versión de tres cilindros y 1 litro de 85 CV que sí existe en Brasil; fiel exponente del downsizing, aquél lo hubiese ubicado claramente como un city car, dando pelea en otro segmento.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Este cuatro cilindros que llega a la Argentina, en cambio, le permite ser un auto para todo uso. Rinde en cuanto a consumo pero -a decir verdad- hay que saber llevarlo de forma “alegre” (léase por arriba de las 2.000 rpm y pasando las marchas de manera rápida) para sentirlo ágil en el tránsito urbano donde, gracias a una dirección eléctrica y un radio de giro acotado, se desenvuelve muy bien.

En cambio, si se lo conduce de manera relajada, por ejemplo colocando la tercera marcha con el motor por debajo de las 1.500 rpm, se lo percibirá como un vehículo “pesado”, falto de reacción.

Con una buena insonorización, aún por encima de las 3.500 rpm, y un más que agradable confort de marcha, es también un auto para incursionar en la ruta e irse de viaje. A 100 km/h y en quinta marcha viaja a un régimen de 2.700 rpm y evidencia un consumo de 5,3 l/100 km; a 120 km/h lo hace a 3.100 rpm y acusa un consumo de 6,8 l/100 km, mientras que a 130 km/h transita a 3.400 rpm con un promedio de consumo de 7,1 l/100 km.

La caja es precisa y bien relacionada para este uso, lo cual a pesar de ser de cinco velocidades no evidencia la imperiosa necesidad de una sobre-marcha.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

En cuanto a la suspensión resulta más que apropiada para las calles de la ciudad, con un buen despeje que evita roces en cunetas.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

Dinámicamente se comporta de forma impecable a alta velocidad sin mostrar vicios y con la invalorable asistencia electrónica de los elementos antes mencionados que lo diferencian de sus pares.

Conclusión
El Nuevo Ka puede gustar a no (a nosotros sí), y desconocemos el éxito que tendrá, mucho menos a tan poco de su lanzamiento y en un contexto incierto. Lo concreto es que ahora también hay un Ford como entrada de gama que cumple con aquello de la “democratización de la tecnología”, y por el que -están los precios a la vista- no hay que pagar de más por alcanzarla. Enhorabuena.

Además, se presenta como una interesante alternativa en lo referente a plan de ahorro, una manera de acceder a un auto 0km (y también de inversión) que viene creciendo de forma sostenida en los últimos tiempos.

Test del Nuevo Ka - Foto: Cosas de Autos

8.0 Volvió grande y mejor
  • DISEÑO 8,5
  • MECÁNICA 8
  • SEGURIDAD 9
  • EQUIPAMIENTO 7
  • COMODIDAD 8

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->