Entrevista con Juan Manuel Díaz, el diseñador del Alfa Romeo MiTo, en Buenos Aires

7

Como les adelanté el otro día, Juan Manuel Díaz llegó esta semana a la Argentina con motivo de la presentación del Alfa Romeo MiTo en nuestro país en el relanzamiento de la marca, ahora representada por Centro Milano.
Este jueves, casi dos años después de haberlo conocido, tuve el gusto de volver a entrevistarlo para que me cuente de qué se trata su nuevo puesto en Fiat, en qué proyectos está trabajando y sus sensaciones de cara al evento del jueves próximo que lo tendrá como gran protagonista junto a su creación.
Adelanto: la semana que viene la entrevista con Carolina Belcastro, presidente de Centro Milano.

Juan Manuel Díaz junto a la MiTo en Buenos Aires.

-Contanos cuál es tu cargo ahora en el Grupo Fiat y qué implica.
-Desde hace seis meses soy responsable de Advanced Design Fiat, lo que implica un desafío nuevo. Ser responsable significa que ya no sos más un diseñador que intenta imponer su diseño sino que sos un diseñador que intenta imponer sin usar la fuerza el diseño a sus diseñadores.

-¿Qué diferencias encontrás entre Alfa y Fiat?
-Son dos mundos distintos. Alfa Romeo es la exasperación de la deportividad, sin caer en lo que es un tuning claro. Alfa es proporciones perfectas, autos sobrios y belleza sin tiempo. Y Fiat es gusto italiano pero experiencia y practicidad de uso. Entonces, qué pasa, a mí si antes la línea de cintura me quedaba a la altura de la nariz del conductor no me importaba y ahora me encuentro con otro tipo de usuario. Así que este cambio es algo que me apasiona.

-¿Qué se hace específicamente en Advanced Design?
-Lo que hacemos es buscar todas las posibilidades, carrocería o nicho que haya en un futuro lejano y se puedan aplicar al automóvil y tratar de acercarlas un poco para poder aplicarlas a la producción.

-¿Ideas nuevas o recursos ya utilizados?
-Alguien dijo que la moda es el pasado que entra por otra ventana. Yo creo que está todo inventado en lo que es autos, lo que cambia es la tecnología y la minimización de los componentes. Todo eso te da posibilidades para ir haciendo cosas más modernas pero esto es como la cocina, sólo se trata de encontrar los ingredientes justos para que sea distinto, pero parecido. Porque convengamos que no podés hacer cosas muy raras para la gente. Lo que se trata es de captar ideas, volúmenes o una expresión nueva para cada marca ya sea haciendo un auto, una trompa o buscar esos componentes que pueden facilitar la experiencia de uso del auto.

-¿Trabajan en conjunto con el Centro de Diseño de Fiat?
Sí, esa es la otra parte del trabajo, lo que hacemos es darle un soporte al Centro de Diseño de Fiat porque últimamente han entrado muchos proyectos de modelos que van a entrar en producción. Nos han pedido que participemos en una sana competencia interna y dos de nuestras propuestas han sido seleccionadas y una de ellas ya ha llegado a la fase final, lo que nos da la pauta de que estamos trabajando bien y nos llena de satisfacción.

-¿A qué segmento apunta este proyecto?
-Al segmento C, no te puedo decir nada más. Al margen de esto ahora tenemos que seguir con otros proyectos que son muy advanced y al mismo tiempo seguir con otros que son de futura producción.

-Tenés un equipo de gente a tu cargo…
-Fiat me puso un equipo de gente muy capaz, en un posición excelente para poder crear. Además tengo un jefe como Roberto Giolito, diseñador del 500 y el Multipla, que tiene una mentalidad completamente distinta a la que tiene Wolfgang Egger, quien diseñó la 8C Competizione y para mí uno de los diseñadores contemporáneos más importantes.
El encanto de Giolito por los autos pasa además por la experiencia de uso de los mismos y son todas cosas que me complementan y me enriquecen. Para mí es un desafío, es una mirada distinta a la que yo estaba acostumbrado. Después de 9 años de Alfa Romeo y de procesar todo este tipo de información ahora me toca procesar algo nuevo, igualmente válido, pero que lleva un tiempo de acostumbramiento. Me han dado muchas posibilidades y tengo un campo de acción muy bueno.
Es un grupo chico con gente que llevé de Alfa Romeo y otra que ya estaba en Fiat. Las dos personas que llevé son el ex Junior Designer de la MiTo y el quien llevó la producción del interior de la 8C, que es amigo mío desde hace tiempo.

-¿En el grupo hay argentinos?
-Sí, hay dos argentinos. Uno es responsable de Abarth y se llama Rubén Wainber y es de Buenos Aires, y el otro es el responsable del diseño de la 500 Giardiniera (que saldrá para competir con el Mini Clubman) y se llama Pablo Dagostino, es de Mar del Plata. Están dentro de otro estudio pero que forma todo parte de lo mismo.

-¿Hay algún otro diseño en el que trabajaste o en el que estés trabajando que pueda llegar a esta parte del mundo?
-Sí, el Alfa Romeo 149, en el cual trabajé junto a un grupo de amigos. No tuve tanto protagonismo como con la MiTo pero sí estuve a cargo de lo que fueron sus laterales. Este modelo se lanzará el año que viene y seguramente llegará a la Argentina. Es un auto hermoso y muy sofisticado, con una aproximación a la tecnología muy fuerte. Las buenas ventas de la MiTo nos genera una expectativa muy buena porque fue quien le abrió de algún modo las puertas a la 149.

-¿Y para Fiat?
Mi primer trabajo para Fiat es un auto para ser comercializado en mercados emergentes. Es un auto que ya está casi terminado y quedó muy bien, quedé muy conforme con el trabajo.

-¿Cómo se llama el proyecto, qué podés contar?

-Nada, jaja. Es una berlina que se va a vender el Mercosur y otros mercados emergentes.

-¿Va a tener versión hatchback?
-No.

-¿Un auto compacto?
-Silenzio stampa.

Juan Manuel Díaz junto a la MiTo en Buenos Aires.

Sobre la MiTo
-¿Si tuvieras que venderle un MiTo a alguien en dos minutos qué harías o qué le dirías para convencerlo?
-Que es la coupé más chica que se puede encontrar en el mercado, que los motores tienen 30 ó 40 CV más que los de la competencia, que el diseño es muy simple con un volumen que toca la perfección y porque es un Alfa Romeo. Si tenés un Alfa Romeo eso lo dice todo porque entendés lo que estás manejando.

-¿Por qué te animás a comparar el diseño del MiTo con el de una escultura?
-Porque es así, son expresiones plásticas de la ingeniería que no ves en otros autos, quizás porque no tienen esa escuela.

-¿Eso lo ves sólo en Alfa o también en otras marcas italianas?
-Lo veo más que nada en Alfa y también en Maserati, Ferrari y Maserati. A lo mejor en Porsche. Los Alfa Romeo comunican más, se expresan, viven por sí mismos y son autos que no aburren. Yo, por ejemplo, sigo viendo la 156 y cada vez que encuentro al colega que la diseñó le digo: “Sos un fenómeno”.

-El MiTo consiguió premios por su diseño, las 5 estrellas de seguridad de la EuroNCAP y mejoró las ventas de Alfa Romeo, ¿de todo eso qué te llena más de satisfacción?
-Haber mejorado las ventas de Alfa Romeo porque los premios son sólo eso y están sujetos al gusto de las personas, y respecto de la seguridad éramos concientes de lo que estábamos haciendo, es algo en lo que trabajamos. En cambio las ventas es la aprobación del público, es el aplauso que recibe el músico después de una ópera. Es la afirmación de que el trabajo que hiciste con tanta pasión lo hiciste bien.

-Recién me confirmaron que las 70 unidades del MiTo que se traerán este año a la Argentina ya están reservadas. ¿Qué implica para vos que en tu país el modelo que diseñaste haya tenido semejante aceptación?
-No sé. Me genera mucha felicidad presentar el auto en Argentina así que la familia Belcastro me cumplió un sueño. Esto de hablar delante de gente de mi país me llena de ansiedad porque es algo que esperé toda la vida, no por el hecho de hacerme ver, sino por el hecho de comunicarle al mundo que saliendo de tan lejos si no bajás los brazos y crees en lo que hacés se pueden lograr las metas. Lamentablemente mi vocación me llevó fuera del país que amo pero me premió con esto porque nunca bajé los brazos.

-¿Qué le dirías a los jóvenes que como vos tienen un sueño?
-Lo más importante es tener ganas de hacerlo, creer y no bajar los brazos. La mayoría de las veces se dan cuando uno ya no da más. Yo fui siempre un soñador, muchos sueños se me han cumplido y muchos no, pero acá estoy; siempre me sentí diseñador y trabajo para eso. Todos los días me levanto con esa premisa porque no quiero perder la esencia de ese pibe que dibujaba autos y soñaba con estar donde estoy ahora.

-¿Te ves volviendo de acá a un tiempo a traer un poco de tu experiencia afuera?

-Sí, tengo varios proyectos para Argentina. De hecho alguno lo empecé y se truncó porque no se puede seguir con el “armado fuera de fábrica” pero vamos a ver si lo podemos encarar por otro lado. Son desarrollos muy embrionales, a largo plazo vinculados al transporte de personas, claro.

-Si dentro de unos años en Fiat te dicen: “¿Díaz, quiere ir al Centro de Diseño de Fiat de Brasil?”, ¿qué le responderías?
-¡Vamos! Mirá, si te quedás en un lugar estático, perdiste. Eso me da miedo y no me interesa para mi vida así que aceptaría. Pero para eso falta, recién empiezo en Fiat, tengo todo para hacer.

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios

  1. Meteoro!! como siempre, el que quiere periodismo, que venga a cosasdeautos, no hay otra.

    Muy buena nota, muy interesante la actitud de Díaz, sigue siendo un enamorado pero sin dejar de lado la seriedad y profesionalismo para enfrentar los temas. POR FAVOR QUE LO MANDEN A BRASIL MAÑANA MISMO ASÍ ELIMINA LOS DISEÑOS IMPRESENTABLES DEL MERCOSUR!!!!!

    del auto no se puede decir nada más, solo que me hubiera gustado que los ingenieros pusieran tantas ganas y exquisitez en la mecánica como Díaz en el diseño

    saludos, felicitaciones

  2. Felicitaciones!!
    A Juan Manuel por la MiTo y a Meteoro por la nota.
    Nada más que elogios para ambos.

    Saludos desde Rosario de un diseñador de autos frustrado y blogger retirado.