#Test: Cosas de Autos probó el Peugeot 2008 Sport THP

0

Test Peugeot 2008 Sport THP

La historia de Peugeot es muy rica pero hasta ahora no estaba asociada a los SUV compactos, el segmento de moda en los últimos años que generó -sobre todo en el Mercosur- una pelea muy interesante. Tarde o temprano la marca del León iba a desembarcar y lo hizo de manera global con un producto desarrollado en Francia pero con ingenieros de otros continentes, quienes aportaron las opiniones y necesidades de sus clientes. Así fue como nació el 2008, un SUV compacto que toma la base del exitoso 208 y que al charme le suma una impronta aventurera.

Peugeot 2008 y 208

Juntos a la par: reunimos a dos medio-hermanos, el 2008 y el 208.

El concepto que eligió Peugeot Argentina para lanzar este modelo en nuestro mercado es el de un vehículo para el uso diario pero con “licencia off road” (ver nota).

Esto se debe a que en su génesis fue pensado para salirse de la ruta en esas escapadas de fin de semana a las que cada vez más usuarios están acostumbrados; no se trata de un vehículo con apariencia de todo-terreno ni llega a serlo tampoco, sino que se posiciona en el medio.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Lo hace con suspensiones elevadas y reforzadas, neumáticos de uso mixto, frenos sobredimensionados, una altura elevada hasta los 20cm, sumado a un sistema de motricidad reforzada denominado Grip Control que permite “licencias off road”.

Test Peugeot 2008 Sport THP

¿Qué significa? Que permite pasar por lugares donde normalmente no pasaría un vehículo de tracción simple sin llegar a ser un 4×4. Por si alguno se perdió la explicación, recordamos que el Grip Control es un sistema que trabaja con el Control de Estabilidad (ESP) y opera sobre el mismo en tres modos de baja adherencia: Barro, Nieve y Arena.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Mediante una selectora electrónica (ubicada entre los asientos) se elige el modo y el conductor debe acelerar a fondo hasta que los sensores detectan qué rueda patina, transfiriendo y dosificando la potencia para salir de la situación.

Dicho esto, nos subimos a la versión Sport del 2008, la tope de gama, que no sólo incorpora el Grip Control sino que además se distingue por tener el motor más potente, al que nos referiremos más adelante.

Test Peugeot 2008 Sport THP

A bordo
Lo que más llama la atención al subirse a esta novedad es la similitud con el interior del 208 y la luminosidad que ofrece el techo panorámico de vidrio, denominado acertadamente: “Cielo”.

Test Peugeot 2008 Sport THP

El techo “Cielo” es uno de sus elementos distintivos.

También la interesante combinación de tonos y textura de los tapizados forrados en cuero y tela, asociados a la plancha. Sin dudas estamos ante un Peugeot, con ese charme característico sin caer en estridencias.

Test Peugeot 2008 Sport THP

El volante es de dimensiones reducidas, una rareza en este segmento, y se combina con unos relojes de aguja muy sobrios, entre los cuales se ofrecen los datos de la computadora de abordo. En la consola central se destaca la pantalla multimedia táctil de 7″ con navegador incorporado, equipo de sonido y computadora de abordo. La combinación de estos tres elementos (volante de diseño SportDrive, el combiné donde están los relojes y la pantalla) conforman lo que Peugeot bautizó como i-Cockpit.

Dejando de lado el marketing, la propuesta pasa por una sensación diferente al sentarse y manejar; implica, a diferencia de lo que proponen otras marcas, bajar el volante y sacarlo del campo visual, dejando lo que comunmente llamamos tablero por encima como para despejar el campo visual y concentrarnos en el camino.

No es inmediato, demanda unos minutos acostumbrarse pero vale la pena intentarlo. En la consola central también se dipone el climatizador bi-zona con tres modos (Soft, Normal y Fast).

Más allá de la sensación, la habitabilidad es buena tanto en las plazas delanteras como traseras para hasta cuatro ocupantes adultos. Sus 4,160 mm. de largo; 1.740 mm. de ancho; 1.580 mm. de alto lo muestran casi como una versión SW del 208, al que supera en 200 mm. y con el comparte la distancia entre ejes de 2.540 mm.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Es por este último aspecto que se debe tener en cuenta que la plaza central sólo es para llevar un menor, y que el espacio será algo justo para personas que midan más de 1.80 m, no tanto para las rodillas sino más en función de la cabeza.

Test Peugeot 2008 Sport THP

A propósito, cuenta con cinturones inerciales de tres puntos en todas las plazas pero no incorpora ganchos ISOFIX para sillas de niños, algo que debería estar presente en un vehículo con muchas chances de ser usado por las familias.

En el debe también mencionamos la ausencia de salidas de aire y de luz de lectura en las plazas traseras, así como de one touch en las cuatro ventanillas (sólo tiene la del conductor), de cámara de retroceso (sí cuenta con sensores de estacionamiento) y que los espejos retrovisores no se pliegan de manera eléctrica. Además, si bien el auxilio no está colgado en el portón trasero sino que se dispone en el baúl, es del tipo temporal (en medida 185/60 R15).

Test Peugeot 2008 Sport THP

Auxilio temporal y mala calidad de la alfombra interna del piso, uno de los puntos negativos del 2008.

El muy buen nivel equipamiento de seguridad de esta versión está dado por seis airbags, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS y Repartidor Electrónico de Frenado, Asistente al Arranque en Pendientes, Sistema de Iluminación en Curva mediante faros auxiliares, faros anti-niebla delanteros y traseros, y luces diurnas de LED.

En cuanto al espacio de carga, el 2008 se posiciona como uno de los referentes, no sólo por tener el portón con apertura superior y piso plano sino por sus 402 litros de capacidad, superando a la gran cantidad de sus rivales.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Sus 402 litros lo posicionan como uno de los mejores del segmento.

Al volante
Ya nos referimos a la posición al volante, en la que debimos aceptar la sugerencia y ajustarnos al modelo en cuestión aprovechando que la columna permite hacerlo en altura y profundidad, y la butaca lo mismo. La visión hacia los lados es buena y con el apoya-cabezas trasero bajo es correcta también hacia atrás.

Test Peugeot 2008 Sport THP

El comportamiento dinámico en el uso urbano, que es donde este vehículo se desenvolverá la mayoría de las veces, es más que impecable. Como se suele decir, “le sobra motor”, se mueve muy ágilmente y es realmente sencillo moverse tanto en el tránsito como al maniobrar.

Test Peugeot 2008 Sport THP

“Sobra motor”, como se suele decir. Este THP es el mismo que el que montan 308 y 408.

Su radio de giro es muy chico, combinado con la asistencia de su dirección eléctrica y con el volante chico hacen simple cualquier maniobra.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Las suspensiones reforzadas están preparadas para no transmitir las imperfecciones de los caminos de tierra y ripio, por lo que resultan ideales para las castigadas calles de la ciudad y las afueras; y contrariamente a lo que imaginábamos, los neumáticos mixtos Goodyear EfficientGrip 205/60R16 no resultaron ruidosos a alta velocidad.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Buen despeje (20 cm como máximo) y ángulo de ataque (22º).

Arriba de las 1.500 rpm el 2008 se convierte en un misil, el sonido del turbo es una peligrosa invitación a acelerarlo y en pocos segundos desarrolla una velocidad alta (cuidado, a no abusar).

Es que hay que considerar que se trata del mismo motor que equipa a los Peugeot 308 y 408, que son mucho más pesados; estamos ante el cuatro cilindros naftero THP de 1.6 litros y 165 cv @ 6.000 rpm. Y no es casual lo que mencionábamos de las 1.500 rpm (un régimen bajo, habitual a desarrollar en menos de 100 metros) ya que su par máximo de 240 Nm se encuentra en el orden de las 1.400 rpm.

La transmisión es del tipo manual de 6 velocidades con un correcto escalonamiento de marchas y con una selectora muy precisa, tal como exige un cliente de la marca.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Caja manual de 6 velocidades precisa y bien relacionada.

¿Por qué no hay una caja automática? Habrá que esperar un tiempo más para tener este mismo motor con una transmisión automática-secuencial que esté a la altura, por lo pronto en la opción con motor aspirado de 115 cv se ofrece una caja automática-secuencial de cuatro velocidades.

En lo que se refiere al consumo, a 100 km/h y en sexta marcha, el motor gira en torno a las 2.100 rpm y acusó 6 l/100 km; a 120 km/h viaja a 2.600 rpm con un consumo de 7,7 l/100 km; mientras que a 130 km/h lo hizo en el orden de las 2.800 rpm con un rendimiento de 8,0 l/100 km.

Su desempeño en ruta lo muestra muy predecible, estable y aplomado, incluso con mejor performance que otros SUV que denotan ciertas tendencias a rolar en curvas o ante maniobras bruscas.

Test Peugeot 2008 Sport THP

Conclusión
Es el Peugeot más “divertido” y al mismo tiempo equilibrado que nos tocó manejar en los últimos tiempos. Se adapta de manera excelente a las necesidades diarias de cualquier familia, con un grupo mecánico impecable, un buen nivel de equipamiento de confort y seguridad y gran capacidad de carga.

Su desafío pasa por saber comunicar sus virtudes en un terreno inexplorado, y dominado por la competencia. También por ofrecer una correcta posventa, por eso los tres años de garantía contribuyen como argumento de venta.

Test Peugeot 2008 Sport THP

8.6 Charme aventurero
  • DISEÑO 8
  • MECÁNICA 10
  • SEGURIDAD 9
  • EQUIPAMIENTO 8
  • COMODIDAD 8

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->