Test: Cosas de Autos probó el Renault Logan

1

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Poco y nada queda de aquel modesto y poco agraciado pero noble Logan que llegó al país en 2007, símbolo de una Renault globalizada. Con líneas rectas y sus tres volúmenes muy marcados, el sedán compacto del rombo encontró su suerte -al menos en nuestro mercado- como auto de alquiler, donde le devolvió con creces la confianza depositada por sus dueños, exigentes a la hora de solicitar un auto “duro” y fiel.

a misión fundamental estaba cumplida, pero Renault no había conseguido captar la atención de las familias jóvenes, su principal objetivo, como sí lo hizo con su “hermano”, el exitoso Sandero.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Por eso, seis años después, casa matriz en Francia, puso a trabajar a sus diseñadores para crear una segunda generación superadora, que saldara aquella deuda pendiente en los diferentes mercados alrededor del mundo.

El foco, desde luego, se puso sobre la estética, debido a que se desarrolló sobre la misma plataforma; mecánicamente tampoco se propusieron cambios debido a que ese ítem estaba más que aprobado con las opciones de motores de 8 y 16 válvulas. Los aspectos de seguridad y equipamiento sí fueron replanteados para que dejara de ser un low cost.

El año pasado estuvimos en Mar del Plata en el lanzamiento local de esta nueva generación del Logan (ver nota) y nos impresionó positivamente. En este contacto en profundidad confirmamos nuestra percepción: no sólo mejoró respecto del anterior sino que además se hizo un auto deseable.

En detalle
En primer lugar debemos destacar sus líneas, en las que el nuevo family feeling derivado del concept car Dezir, con el rombo de generoso tamaño en el frente, le da una identidad reconocible y llamativa, con un capó más delicado y ahora con líneas curvas.

La renovación de la familia Renault llegó internacionalmente en el Clio IV, modelo que debería llegar al país antes de que finalice 2014. De todas formas, Renault tiene en el país una unidad con la cual juntamos (casualmente) al Logan .

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

En la parte posterior nos topamos con un baúl que sin perder capacidad (510 litros de volumen), sigue siendo su característica distintiva, pero que luce mucho más armonioso, con spoiler incorporado y luces de osado diseño.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos
Cabe de todo: un cuatri y una bici rodado 16″ juntos y sobra espacio.

Por otro lado, el Nuevo Logan es 6 cm más largo que su predecesor, lo que se traduce en mayor espacio para piernas y cabezas, con un habitáculo más generoso, que lo convierte en el más grande de su segmento, el B.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

En su interior, los detalles en “Piano Black” (ese plástico negro brillante que tanto está de moda) resalta en su consola central dominada por el sistema multimedia MediaNav, dotada de una pantalla táctil de 7″ que incluye navegador satelital.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

A esto se suman otros elementos como el comando del aire acondicionado (tipo climatizador), el control de velocidad crucero y el limitador de velocidad, así como el indicador de pasaje de marchas (Gear Shift Indicator) para economizar combustible, el control remoto del audio, la computadora de abordo y el sensor de estacionamiento trasero.

Doble airbag, frenos con ABS y EBD, alerta visual y sonora para el olvido del cinturón de seguridad y faros anti-niebla delanteros, conforman el completo equipamiento de seguridad. Los neumáticos son de muy buena calidad (Bridgestone Turanza en medida 185/65 15) con llantas de aleación de cinco rayos y auxilio de idéntica medida pero llanta estampada de chapa.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

En el debe remarcamos la ausencia de frenos traseros de disco (son de tambor), el one touch en los alza-cristales (mal ubicadas las teclas para operar los traseros), de cinturón de seguridad de tres puntos en la plaza central trasera, así como de ganchos ISOFIX para sillas de niños, y de más espacios portaobjetos. Y así como la tapa del baúl se puede abrir desde el interior (como la de combustible), señalamos que no se lo puede hacer desde el exterior si no es con la llave.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Un detalle a favor: es el único modelo de gama baja de producción Mercosur que carece de varilla sujeta capó y la reemplaza por amortiguación telescópica.

Al volante
Con un volante de mejor tamaño y formato (el anterior era muy plano e incómodo) con regulación altura (como tiene la butaca de renovado diseño y buena sujeción), es simple encontrar una posición de manejo cómoda; de todos modos, notamos algo dura la asistencia hidráulica de la dirección a baja velocidad.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

La visibilidad hacia todos lados es buena producto de espejos retrovisores de grandes dimensiones y de una generosa luneta que permite ver hacia atrás aún con los apoyacabezas (en forma de coma) erguidos.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

El motor, en este caso el de 1.6 litros de 16v y 105 cv @ 5.750 rpm, se comporta correctamente en ciudad privilegiando el consumo y sin mostrar rumorosidad exagerada, con una caja con selectora precisa y bien escalonada.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

El torque máximo es de 145 Nm y se alcanza recién a las 3.750 rpm, lo que va en contra de la agilidad en el tránsito aunque tampoco lo hace un auto “pesado”.

En ruta, en cambio, habrá sí que hacer algún rebaje al momento de hacer un sobrepaso (y más aún con cuatro pasajeros) y se empezará a escuchar el motor a partir de las 3.500 rpm.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Las suspensiones siguen siendo de lo mejor de este modelo, ideales para las calles de la ciudad, con un despeje acorde y bajos que no tocan en ninguna cuneta. A alta velocidad se lo percibe como un auto alto, con cierta tendencia inestable en el tran trasero (sobre todo si no se lleva pasajeros), lo mismo que ante la presencia de fuertes vientos laterales, aunque no lo convierte en un auto inseguro.

Sí percibimos el ingreso de viento en ruta como un aspecto mejorable más allá de que Renault hizo hincapié en que se había trabajado mucho en este aspecto.

En lo referente a los consumos, en tanto, evidenció cifras lógicas: a 100 km/h el motor transita a 2.700 rpm y da 16,8 km/l, mientras que a 130 km/h lo hace a 3.600 rpm y acusa un 12,2 km/l. Y en uso mixto acusó un promedio de 10,8 km/l.

Está probado que es un auto que consume poco si se lo sabe llevar, y para ello el MediaNav ofrece una serie de consejos y valoraciones que miden el tiempo de anticipación al colocar las marchas, la aceleración y el timing al hacer los cambios, todo inmerso en un plan de conducción Eco2.

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Conclusión
El Nuevo Logan resulta ser un auto equilibrado que dejó de ser el “patito feo” de Renault para convertirse en auto agraciado. Muy bien elegido está el eslogan de su comercial de TV y gráfica que asegura que se trata del mismo modelo: “Sí, es un Logan”.

No nos quedamos con que se trata de una simple mejora sino de una renovación completa que incluye buena calidad de interiores, un excelente baúl, completa dotación de equipamiento y seguridad, a lo que le suma algunos ítems de confort destacados. Esto se complementa con su ya conocida mecánica fiel y una garantía de tres años o 100 mil km.

Ahora sí las familias argentinas lo tendrán en el radar a la hora de elegir un tri-cuerpo de menos de $170.000 (la versión probada es la Privilège con un precio a julio de $163,400).

La segunda generación del Logan va por la revancha, ¿logrará conquistar una porción del mercado en este “florecer” de Renault?

Test: Renault Logan - Foto: Cosas de Autos

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->

Comentarios