El mercado automotor de Brasil sólo crecería entre 5% y 10% en los próximos tres años

0

El VW up! se fabrica en Taubaté y se exporta a la Argentina

Sabido es que la Argentina depende comercialmente de Brasil y que la crisis por la que atraviesa el país vecino tiene desde dos años dificultó el nivel de producción de las terminales locales. Lo peor parece haber pasado, sin embargo del otro lado de la frontera aún no son del todo optimistas.

“No creo en una gran recuperación en los próximos dos o tres años. Veo apenas la posibilidad de crecimento de 5% a 10% en ese período”. Esta afirmación la hizo Antonio Megale, presidente de ANFAVEA (Associação Nacional dos Fabricantes de Veículos Automotores).

E incluso se animó a afirmar que el mercado brasileño recién volverá al nivel histórico de patentamientos de 2013 (cuando se comercializaron 3,8 millones de unidades) en la próxima década.

De todas maneras, las cifras recientes muestran cierta recuperación que le permiten a Megale a pensar en un leve crecimiento en 2017 y en los años sucesivos. “Con la actualización de los números hasta ayer (21 de agosto) el alza ya era del 4,3%”, dijo el directivo en función del crecimiento de patentamientos en lo que va del año, respecto de 2016.

Antonio Megale

¿Dónde van los autos que se fabrican en Brasil y que no se venden? Se exportan. “Este año probablemente batiremos nuestro récord, que fue registrado en 2005 con 724 mil unidades”, proyectó Megale.

Miles de unidades están llegando a los concesionarios de la Argentina pero así como nuestra industria buscó otros mercados de la región ante la baja demanda, Brasil logró colocar el excedente en países vecinos.

“Nuestros autos representaban apenas el 1,7% del mercado chileno en 2012 y en 2017 esa participación saltó al 11%. El auto brasileño quedó más competitivo allá, en un país con acceso a modelos de varios países”, dijo el titular de ANFAVEA, que también destacó que este año logrará duplicar las exportaciones a Uruguay.

Queda a la vista que Argentina está intentando dejar de depender de Brasil, y que Brasil está haciendo lo propio. Así y todo es innegable que se necesitan, y que -como dice el dicho popular- “si uno se refría, el otro estornuda”.

.

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos desde muy chico, en 2006 le di forma a este blog. Si querés saber más sobre mí, hacé clic en la casita ->