#Test: Cosas de Autos probó el Citroën C-Elysée

0

Test del Citroen C-Elysee

El C-Elysée es el primer sedán compacto que Citroën introduce en Argentina y sobre el cual tiene puestas importantes expectativas comerciales. Es lógico, al no superponerse con otros productos de la marca toda unidad que se venda será ganancia. Y el objetivo es que al menos 4.000 unidades circulen las calles sólo en 2017 (ver nota).

¿Qué tiene para ofrecer? Ninguna estridencia, podríamos asegurar que es un auto “honesto” y al que hay que analizar casi al detalle para poder sacar conclusiones. Es por eso que inmediatamente después de haber asistido al lanzamiento a la prensa realizado en Mar del Plata, tomamos contacto con una unidad para regresar a Buenos Aires y concretar este contacto.

Test del Citroen C-Elysee

A bordo
La primera impresión al ingresar al habitáculo es su amplitud y la seguridad, que quedó demodé; es inevitable sentir que llegó tarde a la Argentina o bien que lo podría haber hecho con un upgrade de tecnología. ¿A qué lo atribuimos? En momentos donde los sistemas multimedia (con conectividad full y navegador) son una de las variables de seducción de las marcas (incluida Citroën), el C-Elysée carece de todo esto.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Su computadora de a bordo no es otra que el clásico display en tono ámbar que durante años trajeron los vehículos del Grupo PSA. ¿La información que proporciona es completa? Sí. ¿Permite conectar el celular por Bluetooth e interactuar desde el volante? También. Pero corre en desventaja respecto de otros modelos del propio lineup, como el C4 Lounge o el C3.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Habiendo dicho esto ya hemos dejado atrás la principal “contra” que tiene el C-Elysée, un modelo que llega importado desde España, por lo que -en términos generales- la calidad percibida es buena. No sólo por terminaciones, encastres y materiales elegidos para la plancha, consola central y revestimiento de puertas sino por su comportamiento con el vehículo en movimiento, ya que no se perciben grillos ni ruidos de ningún tipo. En este sentido resaltamos también la buena insonorización del habitáculo en parte dado por las puertas que cuentan con doble burlete.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Detalles del equipamiento que merecen ser resaltados.

La dotación de confort es correcta con equipo de sonido con mandos remotos y aire acondicionado digital de buen funcionamiento. A esto le suma control de velocidad crucero, sensores de estacionamiento trasero, espejos eléctricos (plegables manualmente), cierre centralizado de puertas, apertura del baúl eléctrica desde el interior así como del depósito del tanque de combustible, toma de 12V y puerto USB y apoya-brazos central para el conductor.

Test del Citroen C-Elysee

Entre los aspectos mejorables marcamos la ubicación de los comandos de los alza-cristales eléctricos (que no están sobre las puertas ni adelante ni atrás) y que además no tienen one touch; el instrumental que -si bien es claro y completo- resulta excesivamente sobrio y falto de identidad (¡sobre todo para un Citroën!), y el anticuado plafón interior de luces (casi retro).

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Algunos de los aspectos mejorables del C-Elysée.

Además de esto remarcamos la ausencia de regulación en profundidad de la columna de dirección, la falta de regulación en altura de los cinturones de seguridad, y que el neumático de auxilio no es homogéneo. Tampoco le vendrían mal una mayor cantidad de espacios porta-objetos (no hay dónde colocar el celular, por ejemplo) y mejorar la calidad de los asientos (tanto la densidad del cojín como la tela de los tapizados).

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

El auxilio no es homogéneo, es el que entra en el buche.

En cuanto a la habitabilidad es uno de los puntos más altos, merced a su generosa distancia entre ejes (de 2.652 mm) que se traduce en buen espacio para las plazas delanteras y que hasta dos adultos y un menor puedan viajar muy cómodos en las plazas traseras.

Test del Citroen C-Elysee

Se viaja cómodo en las plazas traseras: espacio para rodillas y para la cabeza.

A esto le suma un baúl con una capacidad volumétrica de 506 litros que lo convierten en el más grande entre sus competidores, donde Citroën señala al Ford Fiesta KD (362 litros); Volkswagen Polo (454 litros); Volkswagen Voyage (480 litros); Chevrolet Prisma (500 litros); sólo es superado por el Toyota Etios (552 litros).

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Capacidad de 506 litros y buena boca, de lo mejor del segmento.

También del baúl remarcamos una a favor y dos en contra: que permite su apertura sin llave a través del control remoto; que carece de revestimiento interior de la tapa (lo cual lo desmerece) y que las bisagras son intrusivas (quitando espacio si se viaja muy cargado).

Test del Citroen C-Elysee

Al volante
La elección de un volante con base plana, buen grip y que simula tener cuero cosido puede considerarse como una buena decisión por parte de Citroën, ya que además de este toque moderno cuenta con el comando satelital de la radio y el control de velocidad crucero.

Resulta simple encontrar una buena posición de manejo debido a que la butaca ofrece regulación en altura y una correcta sujeción lateral que permite viajar descansado, mientras que la visibilidad hacia atrás es muy buena.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Lo manejamos desde Mar del Plata hasta Miramar y de allí hasta Buenos Aires.

El conjunto motor-caja de la única versión (denominada Feel) que llega al país está dado por un cuatro cilindros, 16v, naftero de 1.6 litros VTi que entrega 115 cv de potencia máxima a 6.050 rpm. No obstante el torque neto de 150 Nm se ubica a las 4.000 rpm, por lo que en ciudad demuestra un comportamiento modesto con partida detenida y ágil recién a partir de las 2.000 rpm.

La transmisión manual es de cinco velocidades y es un número clave para el desempeño de este motor al que le caería de maravillas una caja de seis marchas. De hecho, -siendo muy sinceros- al percibir el sonido del motor a altas revoluciones hemos buscado en más de una oportunidad conectar una sexta en ruta.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Sólo cinco marchas, ¡lo bien que le caería una sexta!

En lo referido al consumo, acusa 6,6 l/100 km a 100 km/h a un régimen de 2.900 rpm; cifras que se elevan a 8,3 l/100 km a 120 km/h, donde marcha a 3.200 rpm, mientras que a 130 km/h indicó una performance de 9 l/100 km a 3.400 rpm. Si bien el motor es silencioso -y como marcamos antes es buena la insonorización- arriba de las 3.200 rpm indefectiblemente se percibe cierta rumorosidad.

Test del Citroen C-Elysee

El comportamiento dinámico en ciudad denota una suspensión ajustada, de buen desempeño general -incluso en empedrado o en calles de tierra- sólo algo celosa en el tren trasero ante algunas imperfecciones, y con un buen despeje.

La dirección eléctrica permite buenas maniobras a baja velocidad y se muestra firme al salir a la ruta, donde el C-Elysée sorprende con una buena tenida y sin rolidos aún sin ocupantes en las plazas traseras y con escaso o nulo equipaje. Los neumáticos son Michelin Energy Saver en medida 195/65R16 con llantas de aleación de siete rayos dobles de agradable diseño, mientras que el auxilio es un Goodyear 185/65R15 con llanta de chapa.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Para el final dejamos lo mejor: la configuración de seguridad elegida por la marca francesa es el aspecto más sobresaliente de este lanzamiento. Incluye frenos con ABS (a tambor en las traseras) con Repartidor Electrónico de Frenado (REF), Asistencia al Frenado de Urgencia (AFU) y -lo mejor- Control Dinámico de Estabilidad (ESP). A esto le suma cuatro airbags, ganchos ISOFIX para sillas de niños, faros anti-niebla delanteros y traseros, y apoya-cabezas y cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas.

Dato: la garantía es de dos años sin límite de kilometraje. Es buena, pero sería mucho mejor si fuera de tres años.

Test del Citroen C-Elysee

Conclusión
Lo manejamos durante casi 600 km y en líneas generales nos agradó; el combo que propone es más que positivo en particular por su configuración de seguridad porque es difícil encontrar un sedán en este segmento que tenga cuatro airbags y ESP, con este tamaño de baúl una habitabilidad tan generosa. Si incluyera el equipo multimedia con Mirror Link del C3 la percepción sería mucho mejor y con una caja de sexta, ni hablar, ya no habría lugar para peros.

El balance -para nosotros- es positivo, más aún con su precio de lanzamiento de $315 mil. Por eso sugerimos que si es un auto que entró en su radar, lo mejor es que se decidida antes de que la inflación haga lo suyo.

Test del Citroen C-Elysee - Foto: Cosas de Autos

Ama Gozua, lo más español que encontramos de regreso a BA (si nos lee un vasco, nos mata).

7.3 Para poner en la balanza
  • DISEÑO 6
  • MECÁNICA 7
  • SEGURIDAD 8.5
  • EQUIPAMIENTO 7
  • COMODIDAD 8

Sobre el Autor

Amante de los autos desde chico y periodista desde los 20 años, conjugué pasión con oficio y en 2006 le di forma a este blog. Para saber más sobre mí hacé clic en la casita ->