#Test: Cosas de Autos probó el Toyota Yaris S

1

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

La oferta de productos de Toyota en la Argentina vive un fuerte crecimiento. El Yaris, que se lanzó al mercado en octubre último, era un producto muy esperado porque supone un paso intermedio entre Etios y Corolla, y con una silueta hatch que es la preferida por el público argentino.

Es caro, sí. Hay que decirlo de arranque nomás, como para reconocer el punto más cuestionable de este modelo que poco a poco comienza a verse en las calles del país. No hay justificativo valedero, el Yaris llega importado desde Tailandia y por eso un 35% de su precio de venta corresponde a impuestos por no ser un auto hecho en algún país del Mercosur o en México.

Aclarado esto, son los clientes los que deben decidir si están dispuestos a pagar más que lo cuesta el Corolla XLI con caja manual (entrada de gama) o casi lo mismo que el XLI con caja CVT, con los que compite con otras características.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

A bordo
El diseño exterior del Yaris no es de una notable innovación pero llama la atención y es de esos que anima a quien se lo cruza por la calle a recorrerlo y buscarle el emblema. Y al descubrir la insignia de Toyota aparece una mueca de aprobación, mérito de años de trabajo. Buena reputación, que le dicen.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Es un cinco puertas bien proporcionado, de interesantes 4.115 mm de largo que pueden parecer más, sobre todo al ingresar a su habitáculo, producto de su generosa distancia entre ejes de 2.500 mm.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Buen confort para conductor y acompañante.

La calidad percibida es de muy buena a excelente considerando el segmento en el que compite, con detalles como el cierre de las puertas, las terminaciones, el doble burlete y los materiales elegidos en la consola, volante e interiores de puerta.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Buena calidad general en el interior de este tailandés.

Sorprende, por ejemplo, con una plancha que parece cosida (pero no lo es), una completa (aunque no intuitiva) pantalla multimedia táctil que se puede cambiar de posición, y techo y molduras en negro. ¿Cuántos autos recuerdan que tienen el techo negro? Y la verdad es que le queda muy bien. A esto le agregamos los tapizados en símil pana con costuras en rojo, a los que nos referiremos más adelante.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Una rareza el techo negro y otros detalles del interior como la alarma y el tapizado tipo pana.

Es clara y sobria la elección de los relojes, de fácil lectura, y en contrapartida nos pareció muy anticuado lo que tiene que ver con los mandos del aire acondicionado, que desentona con el resto del diseño interior.

La dotación es completa y cuenta con espejos retrovisores eléctricos que se pliegan eléctricamente (con repetidor de luz de giro), sensor de lluvia, sensor crepuscular, alarma y sensor de estacionamiento trasero.

Para mejorar: no ofrece navegador satelital (hay que usar el del celular); los alza-cristales eléctricos sólo tienen one touch para el conductor; no cuenta con traba automática de puertas en velocidad; no viene provisto de control de velocidad crucero y no tiene cámara de retroceso al conectar la marcha atrás.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Sistema multimedia que funciona como espejo del celular.

Como decíamos antes, el espacio en el interior es amplio en todas la plazas. Además, la ausencia de túnel y la disposición del cojín y la distancia al techo hacen que la habitabilidad en las plazas traseras sean de las mejores que hayamos probamos en mucho tiempo, más aún en un auto del segmento B. Por ende, la tercera plaza es aprovechable más allá del uso transitorio que puede ser llevar un menor por un distancia corta.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

La ausencia de túnel en el piso genera verdaderas tres (buenas) plazas traseras.

Con 326 litros de capacidad, el baúl está dentro de la media del segmento, alojando por debajo un neumático de auxilio homogéneo: Dunlop Sport 185/60 R15 con llantas de aleación de ocho rayos. Sin embargo, no nos gustó la mala calidad de la alfombra del piso, suelto totalmente y con un aglomerado pegado de manera desprolija.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Baúl de 326 litros para este hatchback.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Auxilio homogéneo en medida y llanta pero pobre el revestimiento del piso.

Por el precio que tiene, podemos pedirle más a este Yaris como puede ser techo solar eléctrico o tapizados forrados en cuero. Pero cada ítem que sumemos, aumentaría su precio. Y ahí es donde nos deja sabor a poco (y eso es que aún no hicimos mención a la seguridad).

 - Foto: Cosas de Autos

Al volante
Gran parte de la buena posición de manejo del Yaris se debe a la butaca, no sólo por su sujeción sino por su calidad general que recuerdan a los autos de mediados de los noventa en los que se escatimaban los buenos materiales y las terminaciones. Algún día deberíamos hablar de ese “retroceso” de calidad que sufrieron los autos, ¿no? Por eso invitamos a que cuando tengan la posibilidad se sienten en un Yaris y viajen en el tiempo.

Pero volvamos a 2017, el volante es del tipo multi-función con muy buen grip y costuras cosidas, y ajuste en profundidad y altura. La visibilidad es correcta hacia todos los lados, incluso con pasajeros altos sentados atrás (por lo que decíamos antes del cojín trasero).

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Volante forrado en cuero y relojería de aguja clara.

Debajo del capó encontramos un motor naftero de cuatro cilindros, 1.5 litros, 16v que -como ya es conocido en Toyota- cuenta con el sistema de variación inteligente de sincronización de válvulas Dual VVT-i. De esta forma entrega una potencia de 107 cv a un régimen de 6.000 rpm que se muestra ágil en ciudad a pesar de que el par neto de 140 Nm está recién a las 4.200 rpm.

Pero, por esa “magia” del sistema Dual VVT-i, es comprobable cómo a partir de las 2.500 / 2.700 rpm el auto responde más rápidamente y nos entrega una mayor reacción.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Motor 1.5 de 107 cv con sistema Dual VVTi.

Es un motor moderno, que cumple con las normas de emisión Euro V, y al cual se lo percibe sereno y con una insonorización notable; el trabajo en este sentido se disfruta en el tránsito urbano y más aún en ruta, donde lo que apenas se escucha es un leve ronroneo como si se tratara de un modelo con escape deportivo.

La caja merece una mención aparte. Se trata de una transmisión automática CVT de 7 velocidades con modo secuencial y -a nuestro juicio- se debe separar lo que es su funcionamiento, con pasajes de marcha suaves, sin tironeos ni patinamientos excesivos, y lo que es el accionamiento de la selectora; en este segundo aspecto no nos gustó nada, nos resultó ruidosa por demás al conectar las marchas, dando una sensación errónea.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Caja automática del tipo CVT de buen funcionamiento pero con una selectora algo ruidosa.

En lo que respecta a su confort de marcha, el Yaris se desenvuelve muy bien en ciudad, con suspensiones ligeramente duras que responden con una tenida que transmite seguridad al salir a la ruta, en parte también por la estabilidad que le confiere la distancia entre ejes.

Y un punto realmente destacable no es sólo la buena respuesta y asistencia de la dirección sino su radio de giro que permite maniobrar muy fácilmente en espacios reducidos como si se tratara de un auto mucho más chico.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Buena insonorización del habitáculo gracias al doble burlete.

En cuanto al consumo, las cifras de nuestro contacto demostraron que este 1.5 está enfocado en asegurar un buen rendimiento. A 100 km/h el motor giró en torno a las 1.800 rpm y acusó 6 l/100 km; a a 120 km/h lo hizo a 2.100 rpm y trepó hasta los 6.8 l/100km, mientras que a 130 km/h transitó a 2.300 rpm y nos dio 7,9 l/100km.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Cubiertas Dunlop en medida 185/60 R15 SP Sport 2030.

Para el final hacemos foco en la seguridad repasando lo que trae y lo que le pedimos: el Yaris apenas cumple con lo exigido por la reglamentación vigente con frenos con ABS en la cuatro ruedas (de disco sólo adelante), doble airbag frontal, ganchos ISOFIX para sillas de niños y luces diurnas. A esto le suma Asistencia de Frenado, cinturones de seguridad de tres puntos y apoya-cabezas en todas las plazas, y faros anti-niebla delanteros y traseros.

No hay más, por eso la decepción. Esperábamos airbags laterales y Control de Estabilidad (ESP) como para compensar posicionarlo en un escalón por encima, a la altura de su calidad general.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

Conclusión
Alcanzan unos pocos minutos viajando a bordo del Yaris para confirmar que su calidad supera la media del segmento. Pero está claro que por $355.500 uno pretendería más equipamiento de confort y seguridad (ESP de serie y un par de airbags más), ya que por $359.200 se accede a un Corolla automático, un modelo de un segmento superior.

Toyota lo sabía antes de traerlo y lo tiene bien claro ahora, pero decidió sumar este hatch para posicionarlo entre Etios y Corolla, y aprovechar la imagen deportiva de la marca que tiene a este modelo corriendo en el rally mundial.

No hará volumen, eso está claro, pero les está dando a sus clientes una alternativa y eso siempre es para celebrar.

Test Toyota Yaris - Foto: Cosas de Autos

8.0 EL PRECIO, SU CONTRA
  • DISEÑO 8
  • MECÁNICA 8
  • SEGURIDAD 7
  • EQUIPAMIENTO 8
  • COMODIDAD 9

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos desde muy chico, en 2006 le di forma a este blog. Si querés saber más sobre mí, hacé clic en la casita ->

Comentarios